Mujeres embarazadas son excluidas y despedidas cotidianamente de los trabajos en el sector de manufactura de exportaciones de la República Dominicana. El propuesto Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica (CAFTA), ignora la discriminación en el lugar de trabajo y permitirá la persistencia de estos abusos.

Las trabajadoras del amplio sector de manufactura de exportaciones contaron a Human Rights Watch que se les somete a pruebas de embarazo obligatorias al momento de postular a un puesto de trabajo y a menudo como condición para conservar su empleo. Pese a que esta práctica es ilegal, el gobierno dominicano no ha hecho prácticamente nada para terminar con ella.

El CAFTA tampoco protege a las trabajadoras contra la discriminación. La única disposición aplicable en materia de derechos laborales exige que los países apliquen efectivamente la legislación laboral vigente. La definición de "legislación laboral" contenida en el CAFTA excluye las leyes relacionadas a la discriminación en el lugar de trabajo. Esta exclusión deja el camino libre para que la República Dominicana pueda seguir ignorando sus propias leyes en contra de la discriminación a la par que accede a los beneficios comerciales del CAFTA.

"Es un escándalo que sólo por el hecho de estar embarazadas muchas mujeres dominicanas no puedan acceder al empleo," declaró LaShawn R. Jefferson, directora ejecutiva de la División de Derechos de las Mujeres de Human Rights Watch. "El CAFTA hubiera podido incorporar protecciones contra la discriminación sexual. Sin embargo, los negociadores del CAFTA le han fallado penosamente a las mujeres."

El 25 de marzo el Presidente George W. Bush notificó al Congreso estadounidense su intención de incluir a la República Dominicana en el CAFTA, diez días después de que la administración concluyó las negociaciones comerciales con este país. Bush podrá firmar este tratado comercial 90 días después de la notificación y puede introducir el tratado para votación en el Congreso estadounidense en cualquier momento posterior.

La manufactura de exportaciones en las zonas francas es la industria generadora de exportaciones más importante en la República Dominicana y uno de los mayores empleadores de mano de obra femenina. Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de los bienes dominicanos, pues importa más del 80 por ciento del total de exportaciones de las zonas francas. Las exportaciones a EEUU de República Dominicana y la inversión directa estadounidense en el país tenderán a aumentar si el CAFTA entra en vigor.

"Los negociadores del CAFTA han sacrificado voluntariamente la equidad en el altar del libre comercio," dijo Jefferson. "Si Bush manda este borrador del CAFTA al Congreso estadounidense, los congresistas deberían rechazarlo e insistir en que se vuelva a negociar un texto que proteja los derechos de las mujeres. No se debería permitir que ningún país disfrute de los beneficios del libre comercio con Estados Unidos mientras ignore los derechos de las mujeres trabajadoras."