Skip to main content

Rusia: Con la guerra, la censura alcanza nuevos niveles

Las autoridades amenazan a medios de comunicación independientes por su cobertura del conflicto

Periodistas trabajan en la sala de prensa del canal de televisión independiente Dozhd (Rain) en Moscú, Rusia. © 2021 AP/Denis Kaminev

(Berlín) – Las autoridades rusas han amenazado con multar o bloquear 10 medios de comunicación independientes rusos si no eliminan las publicaciones sobre la guerra en Ucrania, dijo hoy Human Rights Watch. Las autoridades han interferido en el acceso a Facebook y Twitter y han bloqueado el acceso a otro sitio web de un medio de comunicación.

El 26 de febrero de 2022, Roskomnadzor, el regulador estatal de medios y comunicaciones, acusó a los 10 medios de publicar “información falsa” sobre la guerra. La presunta información falsa incluye que el ejército ruso está bombardeando ciudades ucranianas y causando víctimas civiles, así como referencias al conflicto armado como “un ataque”, “invasión” o “declaración de guerra”. Al parecer, las autoridades rusas exigen a los medios de comunicación que se refieran a la guerra únicamente como una “operación especial en relación con la situación en la República Popular de Lugansk y la República Popular de Donetsk”.

“Durante la última década, las autoridades rusas han recurrido a una red de leyes ambiguas y pretextos endebles para intimidar y acosar a las voces independientes y disidentes”, dijo Hugh Williamson, director de la división de Europa y Asia Central de Human Rights Watch. “Ahora están imponiendo descaradamente una censura combinada con una narrativa falsa que exigen que todo el mundo repita como un loro”.

La advertencia de Roskomnadzor, publicada a través de la red social Telegram el 26 de febrero, iba dirigida a los siguientes medios: Echo de Moscú, InoSMI, Media Zona, New Times, Dozhd, Svobodnay Pressa, Krym.Realii, Novaya Gazeta, Journalist y Lenizdat. Las autoridades habían designado con anterioridad a algunos de los medios de comunicación como “agentes extranjeros”.

El redactor jefe de Echo de Moscú dijo que la emisora retiró la publicación y publicó una explicación de lo que se había eliminado y por qué. También dijo que Echo de Moscú podría impugnar la orden de Roskomnadzor en los tribunales.

La advertencia de Roskomnadzor también indica que han abierto una investigación sobre las presuntas “violaciones” y que podría multar a los medios de comunicación que no cumplieran con la normativa con hasta 5 millones de rublos. La autoridad de Roskomnadzor para emitir este tipo de advertencias e imponer medidas punitivas en caso de incumplimiento se deriva de una ley de 2012 que reprime la expresión en línea y que se ha ampliado mediante otras leyes en años posteriores.

El 24 de febrero, Roskomnadzor publicó una advertencia a los medios de comunicación sobre la difusión de información “no verificada” y “falsa”, asegurando que solo se puede publicar información de fuentes oficiales cuando se informe sobre lo que el gobierno denomina una “operación especial” en Ucrania. Las autoridades también dijeron que toda la información “falsa” se bloquearía inmediatamente y advirtieron sobre las multas por difundir noticias “falsas”.

Anteriormente, el 24 de febrero, Roskomnadzor amenazó con bloquear Prospekt Mira (Avenida de la Paz), un medio de comunicación de Krasnoyarsk, Siberia, si no eliminaba las noticias sobre el bombardeo de ciudades ucranianas, que incluían una recopilación de vídeos de la CNN, la agencia estatal de noticias rusa “RIA Novosti” y de canales rusos de la aplicación de mensajería Telegram. La agencia no especificó qué aspecto del contenido constituía la “información falsa”, según los medios de comunicación.

Hasta el 27 de febrero, el Ministerio de Defensa de Rusia había afirmado que no había habido bajas militares rusas y que la ofensiva rusa no había causado víctimas civiles, pero ahora ha reconocido algunas bajas militares rusas. Para cumplir con la instrucción de Roskomnadzor de difundir información que provenga solo de las fuentes oficiales rusas, se espera que los medios de comunicación acepten y repitan esta posición.

Tras la advertencia de Roskomnadzor del 26 de febrero, el Ministerio de Defensa acusó a Novaya Gazeta de “promover información falsa”, preparada por Ucrania “en plantillas aprobadas” por la “propaganda estadounidense” y la OTAN para desacreditar a Rusia.

Unas horas más tarde, en una entrevista con los medios de comunicación, Kirill Martynov, subdirector de Novaya Gazeta, dijo que el medio se mantenía firme en su informe de que las fuerzas militares rusas estaban bombardeando ciudades ucranianas. Dijo que, antes de las acusaciones del Ministerio de Defensa, Novaya Gazeta había pedido al Ministerio información sobre las bajas militares rusas, pero que aún no había recibido respuesta. Martynov también dijo que fue amenazado con un proceso penal por informar de que las fuerzas rusas habían matado a civiles en Ucrania. Añadió que evitar la persecución penal en el periodismo solo es posible si se está dispuesto a “ignorar la realidad” y “aprender a llamar blanco a lo negro y negro a lo blanco.”

El 27 de febrero, Roskomnadzor notificó a Current Time que su sitio web había sido bloqueado, porque contenía “información falsa” sobre bajas militares rusas y prisioneros de guerra. Roskomnadzor dijo que podría considerar el restablecimiento del acceso si se retiraba la información ofensiva. Current Time ha manifestado que no lo hará.

Las autoridades rusas también han tomado otras medidas para limitar el acceso a la información en línea. El 25 de febrero, Roskomnadzor anunció que restringiría parcialmente el acceso a Facebook en Rusia, como represalia porque Meta, la empresa matriz de Facebook, bloqueó cuatro cuentas de medios de comunicación estatales rusos. El vicepresidente de Meta, Nick Clegg, tuiteó que el 24 de febrero “las autoridades rusas les ordenaron detener la comprobación independiente de hechos y el etiquetado de contenidos publicados en Facebook” por esos medios estatales. Después de que Meta se negara a cumplir la orden, el gobierno ruso anunció que restringiría el acceso a los servicios de Meta.

El 26 de febrero, Twitter anunció que las autoridades rusas habían restringido el acceso a sus servicios en Rusia. Los informes de los grupos de supervisión en línea confirman que algunos usuarios de Twitter en Rusia experimentaron graves interrupciones en el uso de la plataforma.

Tanto Meta como Twitter anunciaron las medidas que estaban adoptado las empresas en relación con la invasión rusa de Ucrania.

Como parte del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y del Convenio Europeo de Derechos Humanos, Rusia tiene la obligación de respetar y proteger los derechos a la libertad de opinión y de expresión, que incluyen los derechos “la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras”. Aunque se pueden imponer restricciones necesarias y proporcionadas a estos derechos por razones legítimas, como la seguridad nacional, la integridad territorial o la seguridad pública, el alcance de la censura rusa no cumple los criterios de interferencia legal con estos derechos, señaló Human Rights Watch.

La libertad de expresión y el acceso a la información también pueden ser objeto de más restricciones en tiempos de emergencia, incluidos los conflictos bélicos. Sin embargo, las autoridades rusas no están haciendo uso de los poderes de guerra ni tampoco ha declarado Rusia que pretenda derogar –suspender temporal y parcialmente— sus obligaciones en materia de derechos humanos, debido al estado de emergencia. El nivel de control y censura que pretenden alcanzar las medidas de Rusia priva de contenido significativo a la libertad de expresión y al derecho de acceso a la información y no puede justificarse en virtud del derecho internacional ni siquiera en tiempos de guerra, señaló Human Rights Watch.

“Los Estados tienen intereses legítimos en la prevención de la propagación de la desinformación en tiempos de guerra, pero las autoridades rusas están yendo mucho más allá de cualquier objetivo legítimo”, dijo Williamson. “Los esfuerzos por imponer efectivamente un vacío informativo público son erróneos y pueden ser peligrosos. Los medios de comunicación y los periodistas deben poder hacer su trabajo de forma responsable, sin temor a ser castigados ni procesados.”

Your tax deductible gift can help stop human rights violations and save lives around the world.

Región / País