Esta tienda de ACE Cash Express ubicada en San Mateo Boulevard, Albuquerque, Nuevo México, se encuentra en una cuadra donde hay varios comercios para pequeños préstamos. Los prestamistas que adelantan dinero del pago de cheques cobran tasas de interés exorbitantes que a menudo atrapan a los clientes más vulnerables en un ciclo de deuda. 

© 2015 Vik Jolly/AP Photo

(Washington, DC) – La Oficina de Protección Financiera del Consumidor de Estados Unidos no debería revocar ninguna parte del reglamento que rige los préstamos de día de pago, aquellos por título de vehículo y otros abusivos créditos a plazos, recomendó Human Rights Watch ayer en una carta dirigida a Kathy Kraninger, directora de la agencia. En febrero de 2019, el organismo propuso revertir partes del reglamento que rigen los préstamos a corto plazo y con altos intereses finalizados en 2017, especialmente las estipulaciones que requieren que los prestamistas se aseguren de que los prestatarios tengan la capacidad de pagarlos, antes de emitirlos.

 

Los préstamos de día de pago y otros similares a corto plazo y por cantidades pequeñas a menudo tienen tasas de interés exorbitantes. Esto puede dificultar el pago para los prestatarios, muchos de los cuales viven al día, de nómina en nómina. Los prestatarios que no pueden devolver un préstamo en su totalidad pueden caer en una “trampa de la deuda”, que los obliga a obtener otro préstamo con tasas adicionales, creando un ciclo de costos múltiples y períodos de pago cada vez más prolongados. Las personas pueden perder sus autos u otros activos o sacrificar sus necesidades fundamentales cuando esto sucede. 

 

“Las regulaciones razonables son esenciales para evitar prácticas de préstamo abusivas y que las personas carguen con una deuda aplastante e ineludible”, dijo Arvind Ganesan, director del departamento de negocios y derechos humanos de Human Rights Watch. “La Oficina de Protección Financiera del Consumidor desarrolló estas regulaciones después de una investigación rigurosa a nivel nacional y un proceso de consulta en profundidad, y debería ponerlas en práctica sin demora para ayudar a proteger a las personas más vulnerables del país”. 

 

En la carta, Human Rights Watch presentó una investigación sobre el impacto negativo que los abusivos préstamos de día de pago tienen en los nativos americanos que viven en reservas en Dakota del Sur y Nuevo México. Con una encuesta a casi 400 personas, Human Rights Watch descubrió que los préstamos de día de pago son difíciles de pagar para la mayoría de los prestatarios que respondieron y hacen que resulte problemático cubrir los gastos familiares. Alrededor de un tercio de los prestatarios que participaron en la encuesta informaron haber sufrido serias consecuencias como resultado de un préstamo de día de pago, entre ellas amenazas de cargos penales por parte de cobradores de deudas, el desalojo y la pérdida de empleo.