Manifestantes marchan en Sao Paulo, Brasil, el 19 de julio de 2018, a favor de la legalización del aborto.

© 2018 Fabio Vieira/FotoRua/NurPhoto via Getty Images

(São Paulo) – Una reconocida activista brasileña de derechos reproductivos, Debora Diniz, ha recibido amenazas de muerte de cara a su participación en una audiencia en el Supremo Tribunal sobre el acceso al aborto, dijo hoy Human Rights Watch. Las autoridades brasileñas deberían investigar inmediata y minuciosamente las amenazas y asegurarse de que se están tomando las medidas adecuadas para garantizar la seguridad de Diniz. También deberían tomar medidas urgentes para proteger la libertad de expresión de todos aquellos que participen en la audiencia.

Los días 3 y 6 de agosto de 2018, el Supremo Tribunal de Brasil realizará una audiencia pública en Brasilia, la capital, sobre un caso que impugna la penalización del aborto en las primeras 12 semanas de embarazo. Según el código penal, el aborto está penalizado y prohibido en Brasil, excepto cuando el embarazo fuese resultado de una violación o pusiere en peligro la vida de la mujer, o cuando el feto tuviere anencefalia, un trastorno cerebral letal. El caso ante el tribunal podría ampliar drásticamente el acceso de las mujeres al aborto legal y seguro. En las últimas semanas, Diniz, profesora de derecho y cofundadora de Anis - Instituto de Bioética, una organización no gubernamental en Brasilia, ha recibido amenazas de muerte relacionadas con su trabajo sobre el acceso al aborto. Diniz se ha visto obligada a abandonar su casa en julio y contar con protección policial.

“Es profundamente perturbador que Debora Diniz esté enfrentando amenazas de muerte y se haya visto obligada a contar con protección policial porque está defendiendo los derechos de las mujeres a tomar decisiones fundamentales sobre sus cuerpos y sus vidas”, dijo José Miguel Vivanco, director de la división de las Américas de Human Rights Watch. “Las autoridades de Brasil deben tomar medidas urgentes para garantizar que todos los participantes en la audiencia de la Corte Suprema puedan ejercer de manera segura su libertad de expresión”.

Diniz, quien aparece en un video de Human Rights Watch publicado el 31 de julio, aseguró que pese a las amenazas participará en la audiencia. Decenas de expertos de todo el mundo, incluido Human Rights Watch, testificarán ante el tribunal. Human Rights Watch instará al tribunal a considerar las obligaciones de Brasil en virtud del derecho internacional para alcanzar su fallo.

“Nadie debería temer por su seguridad personal debido a su activismo por los derechos humanos”, señaló Vivanco. “Las personas no deberían temer por sus vidas para testificar ante el tribunal supremo de Brasil”.