Trabajadoras de una fábrica de ropa en Camboya

© 2014 Samer Muscati/Human Rights Watch

(Ginebra) – Gobiernos, empleadores y trabajadores de todo el mundo se reunirán a partir de este 28 de mayo para discutir una propuesta de tratado internacional sobre violencia y acoso en el lugar de trabajo, dijo hoy Human Rights Watch. La organización ha emitido un informe de 19 páginas que resume los temas clave en vísperas de la conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), programada para el 8 de junio en Ginebra.

El informe presenta investigaciones sobre la violencia y el acoso en el trabajo, en particular para las trabajadoras domésticas, los trabajadores de la confección, los pescadores, los trabajadores agrícolas y los trabajadores migrantes. También destaca ejemplos de buenas prácticas gubernamentales e incluye recomendaciones sobre elementos esenciales para una propuesta de convención internacional de la OIT y para poner fin a la violencia y el acoso en el lugar de trabajo.

“El movimiento ‘Yo También’ ha puesto en evidencia la violencia de género generalizada desde las industrias más conocidas y poderosas hasta los sectores más marginados e invisibles”, señaló Rothna Begum, investigadora sobre derechos de la mujer en Oriente Medio para Human Rights Watch. “Los países pueden ayudar a componer las cosas con la adopción de un estándar global vinculante para prevenir y responder a la violencia y el acoso en el trabajo”.

El informe del Banco Mundial “Mujer, Empresa y el Derecho 2018” encontró que 59 de 189 países cuyas economías fueron estudiadas no tenían disposiciones legales específicas que cubrieran el acoso sexual en el empleo. En términos más generales, la OIT ha observado que existen muchas lagunas en las protecciones legales relacionadas con la violencia y el acoso en el lugar de trabajo. Incluyen la falta de leyes coherentes, la falta de cobertura en leyes y políticas para los trabajadores más expuestos a la violencia y una definición demasiado rígida de “lugar de trabajo” en las leyes y regulaciones existentes.

“La OIT está presentando a los países una oportunidad única para ayudar a poner fin a todas las formas de violencia y acoso en el lugar de trabajo”, dijo Begum. “Los gobiernos, los empleadores y los trabajadores en la conferencia de la OIT deberían apoyar este tratado global que se espera esté listo para su adopción el próximo año”.