(Beirut) – La operación militar conjunta sirio-rusa en Siria ha incluido el uso de municiones en racimo prohibidas internacionalmente en al menos 14 ataques en cinco gobernaciones desde el 26 de enero de 2016. Los ataques provocaron la muerte de al menos 37 civiles, incluidas seis mujeres y nueve menores, e hirieron a decenas de personas.

El Grupo Internacional de Apoyo a Siria, integrado por 17 países y 3 organizaciones, tiene programado reunirse el 11 de febrero y debería establecer como prioridad central la protección de civiles y el fin de los ataques indiscriminados, incluidos aquellos con municiones en racimo.

“Cualquier solución a la crisis siria debe abordar la persistencia de ataques indiscriminados”, manifestó Nadim Houry, subdirector para Medio Oriente. “Una primera medida acertada sería el compromiso de Rusia y Siria de renunciar al uso de municiones en racimo”.

El aumento en el uso de municiones en racimo se ha producido en el marco de una acción militar más enérgica por parte de Rusia y Siria para ganar control en territorios estratégicos de las gobernaciones de Alepo, Damasco, Idlib, Homs y Hama. La ofensiva reciente en las proximidades de Alepo provocó que al menos 20.000 personas escaparan hacia la frontera turca. También se produjeron al menos siete ataques mientras fuerzas gubernamentales y rebeldes mantenían conversaciones de paz en Ginebra, que se suspendieron el 3 de febrero.

En los 14 casos documentados, Human Rights Watch entrevistó al menos a una fuente local que presenció el ataque o llegó al lugar inmediatamente después, y además identificó el tipo de municiones en racimo usadas examinando fotografías o videos. La cantidad de víctimas se extrae de listas con nombres proporcionadas por personal médico, socorristas locales y periodistas.

Es muy probable que el número real de ataques con municiones en racimo sea superior, indicó Human Rights Watch. Si bien diversos activistas locales han informado al menos ocho ataques más desde el 26 de enero, y han aportado fotografías y videos de restos de municiones, Human Rights Watch no pudo contactarse con testigos de esos ataques.

Algunos de los ataques con municiones en racimo de las últimas semanas se produjeron en la gobernación septentrional de Alepo, cerca de Nubbul y Zahraa, donde fuerzas gubernamentales y aliadas al gobierno intentaron romper el asedio de grupos armados de oposición, como el frente Nusra, en las dos localidades con mayoría chiita.

En Anadan, a siete kilómetros de Zahraa, se usaron municiones en racimo y otras armas durante un ataque aéreo que también impactó en un hospital de campaña el 27 de enero, y en el cual murieron una enfermera y dos socorristas, indicó una activista de medios local. Un informe de la televisión local muestra los daños provocados por esquirlas y los neumáticos desinflados en una ambulancia y una miniván —indicativos del uso de municiones en racimo— así como las tareas de desactivación de submuniciones AO-2.5 RT/RTM.

Se han registrado otros ataques con municiones en racimo en áreas tomadas por la oposición dentro de territorios controlados por el gobierno. Por ejemplo, tres testigos dijeron a Human Rights Watch que, el 27 de enero, un avión lanzó municiones en racimo sobre Kafr Laha, una localidad en territorio controlado por la oposición y próxima a la ciudad de Homs, que se encuentra rodeada por fuerzas del gobierno sirio.

“Vi a personas que habían perdido las piernas”, contó a Human Rights Watch un periodista de un centro de medios alineado con la oposición, que acudió inmediatamente a la zona tras el ataque. “A una persona le faltaba un ojo. Varias se debatían entre la vida y la muerte. Los heridos eran mayormente mujeres y niños. Todos presentaban heridas causadas por fragmentos de submuniciones, en los ojos, la cabeza y la espalda. Era un panorama desolador”.

El periodista envió a Human Rights Watch una lista con los nombres de las víctimas. La lista indicaba los nombres de seis personas, entre ellas una mujer y dos niños, que murieron en el ataque; y 59 personas, incluidas 13 mujeres y 27 niños, que resultaron heridas.

Otros testigos, entre ellos un socorrista, confirmaron que seis o siete personas habían muerto. Los tres testigos dijeron que las personas muertas y heridas eran civiles. Imágenes de video difundidas por el Homs Media Center en YouTube muestran a personas heridas, incluidas varias mujeres y niños, cuando eran llevadas a un hospital para recibir atención.

Human Rights Watch recibió fotografías tomadas por residentes de restos de una bomba de serie RBK-500 y de las submuniciones ShOAB-0.5 que llevaba como carga. Tres testigos indicaron que no había combatientes ni objetivos militares en la zona impactada.

Las municiones en racimo son lanzadas desde la superficie mediante artillería y proyectiles o arrojadas desde aviones, y contienen múltiples municiones más pequeñas. Un total de 118 países han prohibido las municiones en racimo en reconocimiento de los daños que provocan durante los ataques y el hecho de que sus submuniciones muchas veces no se detonan inmediatamente, y se convierten en una amenaza para civiles y militares por igual hasta que son desactivadas y destruidas. Siria y Rusia deberían adoptar la Convención sobre Municiones en Racimo, apuntó Human Rights Watch.

Human Rights Watch documentó anteriormente al menos 20 ataques con municiones en racimo perpetrados por el operativo conjunto de Rusia y Siria entre el 30 de septiembre de 2015, cuando los aviones rusos iniciaron su incursión militar en Siria, y el 14 de diciembre.

En ataques recientes, se arrojaron desde el aire dos tipos de municiones en racimo, y otros dos se lanzaron desde tierra. Human Rights Watch no pudo determinar si las municiones en racimo lanzadas desde el aire procedían de aviones rusos, sirios o ambos.

En una conferencia de prensa ofrecida en Moscú el 23 de diciembre, el general de división Igor Konashenkov, vocero de las fuerzas militares rusas, negó señalamientos de que la Fuerza Aérea tuviera un arsenal de municiones en racimo en Siria, e indicó que la “aviación rusa no usa estas municiones” ni tampoco “hay este tipo de armas en la base aérea rusa en Siria”. No obstante, Conflict Intelligence Team, la organización investigadora de fuente abierta, ha identificado municiones en racimo en fotografías y videos tomados en la base aérea rusa Hmeymim en Siria por medios rusos y el Ministerio de Defensa de Rusia desde el inicio de la ofensiva aérea lanzada por este último país. A partir de un análisis de las características físicas distintivas de las armas, Human Rights Watch ha confirmado que se cargaron bombas de racimo de serie RBK en aviones que despegaban de la base. El 14 de noviembre de 2015, el Ministerio de Defensa ruso publicó una fotografía de su operación en Siria que muestra un Su-25 en vuelo, en la cual se puede ver la munición que carga. Un experto en armas de Human Rights Watch identificó esta munición como una bomba de racimo RBK-500 ShOAB-0.5.

Minutos después del ataque con municiones en racimo en Kafr Laha del 27 de enero, en el cual se usó una bomba de serie RBK-500 y submuniciones ShOAB-0.5, un testigo en el terreno fotografió un avión militar que, según señaló, volaba cerca del lugar del ataque. El testigo transmitió la fotografía a Human Rights Watch, que identificó la aeronave como un avión Su-25. La persona que tomó la foto dijo que este fue el único avión que vio en el aire en el momento del ataque. Según información de pública consulta, no hay aviones Su-25 en servicio en las fuerzas sirias. Las fuerzas rusas han enviado al menos 12 Su-25 a su base aérea en Siria.

Human Rights Watch preside la Coalición contra las Municiones en Racimo, y se cuenta entre sus miembros fundadores. El 1 de octubre de 2015, esta campaña global advirtió a Rusia sobre los peligros “esperables y previsibles” para los civiles que supondría el uso de municiones en racimo en Siria.

“Con independencia de si Rusia arrojó o no estas municiones en racimo, realiza operaciones conjuntamente con el gobierno Sirio y, por esa razón, tiene la responsabilidad de asegurar que las operaciones ruso-sirias no utilicen armas indiscriminadas”, destacó Houry. “Rusia debería tomar medidas inmediatamente para asegurar que nunca más se utilicen municiones en racimo en Siria, ya sea por la acción de sus propias fuerzas o las fuerzas sirias”.

Human Rights Watch ha documentado el uso de cuatro tipos de municiones en racimo desde el 26 de enero, que se presentan en el cuadro a continuación.
 

Fecha

Lugar

Víctimas civiles

Tipo

Confirmación visual

5 de febrero aprox. a la 1 a.m.

Talbiseh, Homs

4 muertos (1 niño), 20 heridos

Bomba de serie RBK-500 con submuniciones ShOAB-0.5

Video: ataque

Fotografías en los registros de Human Rights Watch

4 de febrero aprox. a las 12 p.m.

Duma, Damasco

2 muertos (1 niño)

Proyectil de mortero 3-O-8 con municiones en racimo y submuniciones O-10

Video: ataque

3 de febrero aprox. a las 11 a.m.

Duma, Damasco

1 muerto, 10 heridos

Proyectil de mortero 3-O-8 con municiones en racimo y submuniciones O-10

Fotografías en los registros

31 de enero aprox. a las 3-4 a.m.

Hayyan, Alepo

2 muertos (1 niño; padre e hijo), 5 heridos

Bomba de serie RBK-500 con submuniciones AO-2.5RT/RTM

Video: limpieza de restos de submuniciones

30 de enero aprox. a las 11 p.m.

Hayyan, Alepo

2 niños heridos

Bomba RBK-500 con submuniciones AO-2.5RT/RTM

Ídem anterior

30 de enero, 1:30 p.m.

Karam Howmad, ciudad de Alepo

1 herido

Bomba de serie RBK-500 con submuniciones AO-2.5RTM

Video: restos de submuniciones

Fotografías en los registros

30 de enero aprox. a la 1:30 a.m.

Kafr Zita, Hama

Ninguna

Bomba de serie RBK-500 con submuniciones AO-2.5RT/RTM

Video: restos de submuniciones

29 de enero aprox. a las 6:45 p.m.

Azaz, Alepo

1 muerto, 4 heridos

Misil balístico Tochka serie 9M79 con submuniciones 9N24

Fotografía: restos de misiles

Fotografías en los registros

29 de enero aprox. a las 3:30 p.m.

Marea, Alepo

5 muertos (1 niño; todos de una misma familia), 15 heridos

Bomba de serie RBK-500 con submuniciones AO-2.5RT/RTM

Video: restos de submuniciones

27 de enero aprox. a las 3:30 p.m.

Anadan, Alepo

1 muerto

Bomba de serie RBK-500 con submuniciones AO-2.5RT/RTM

Fotografía: restos de submuniciones

27 de enero, aprox. a las 2 p.m.

Kafr Laha, Homs

6 muertos, 45 heridos

Bomba serie RBK-500 con submuniciones ShOAB-0.5

Fotografías en los registros

27 de enero a las 10-11 a.m.

Duma, Damasco

1 muerto (niño)

Proyectil de mortero 3-O-8 con municiones en racimo y submuniciones O-10

Fotografías: restos de submuniciones

Video: resto de proyectil

26 de enero, aprox. a las 10 p.m.

Salqin, Idlib

10 muertos, 15 heridos

Misil balístico Tochka serie 9M79 con submuniciones 9N24

Video: resto de misil y cráteres provocados por el impacto

26 de enero aprox. a las 10 a.m.

Duma, Damasco

4 muertos

Proyectil de mortero 3-O-8 con municiones en racimo y submuniciones O-10

Video: resto de proyectil