Imagen de Human Rights Watch tomada del vídeo Sudán: El Nilo Azul.

© 2012 Human Rights Watch

 

(Juba) - Los civiles son las principales víctimas de abusos en el conflicto candente de la frontera sudanés en el estado del Nilo Azul, Human Rights Watch señaló hoy, con información recabada a partir de un viaje de investigación realizado en abril de 2012 al Nilo Azul.  Al igual que en el vecino Kordofán del Sur, estado que Human Rights Watch visitó en agosto de 2011, los civiles del Nilo Azul siguen siendo víctimas de bombardeos y otros abusos indiscriminados por parte de Sudán, incluso mientras aumenta la posibilidad de que un nuevo conflicto entre Sudán y Sudán Meridional afecte una región más amplia de la frontera.

 

Testigos entrevistados por Human Rights Watch en el Nilo Azul, estado que ha sido en gran medida el gobierno ha aislado del mundo exterior, describieron bombardeos indiscriminados en zonas civiles, asesinatos y otros abusos graves por parte de las fuerzas armadas sudanesas desde que estalló el conflicto armado en este lugar en septiembre de 2011. Los testimonios indican que quizá ocurrieron posibles crímenes de guerra, dijo Human Rights Watch.

 

La Organización de las Naciones Unidas y la Unión Africana deben insistir en que Sudán ponga fin a los bombardeos indiscriminados en zonas civiles y que permita inmediatamente la entrada de ayuda al estado. El Consejo de Seguridad debería instar al gobierno sudanés a que permita una investigación completa e imparcial por parte de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos sobre los eventos tanto en Kordofán del Sur como en el Nilo Azul, dijo Human Rights Watch.

 

"La lucha en el Nilo Azul ha convertido a sus habitantes en refugiados, obligándolos a abandonar sus hogares y medios de subsistencia", dijo Daniel Bekele, director para África de Human Rights Watch. "Se deben investigar los horribles relatos de asesinatos extrajudiciales, detenciones arbitrarias, saqueos en masa y destrucción de propiedad, y los responsables deben rendir cuentas".

 

Ha emergido poca información acerca de los acontecimientos en el Nilo Azul. Sudán no ha concedido a los periodistas, observadores independientes o grupos de ayuda acceso al estado del Nilo Azul ni al vecino Kordofán del Sur, donde el conflicto estalló en junio pasado. Puesto que el mandato de las Naciones Unidas para una operación de mantenimiento de la paz en la región expiró en julio de 2011, no ha habido observadores de la ONU sobre el terreno para documentar el impacto inicial de la lucha en los civiles del Nilo Azul, estado donde el conflicto llegó en septiembre.

 

La investigación en el Nilo Azul indica que desde septiembre la campaña de bombardeos de Sudán ha causado decenas de civiles muertos, mutilados o heridos, y destruido bienes civiles, como mercados, hogares, escuelas, granjas, y oficinas de ayuda.

 

Seguir leyendo esta nota de prensa en inglés