Un agente de seguridad camina por uno de los corredores de Centro de Deportación de Inmigrantes de Yarl's Wood. Aquí se detiene a las mujeres cuyos casos son procesados por la 'vía rápida'.

© 2002 Reuters

(Londres) - Las mujeres que temen graves violaciones a los derechos humanos si son devueltas a sus países de origen no están recibiendo la consideración justa a sus solicitudes de asilo bajo el sistema de asilo acelerado del Reino Unido, dijo Human Rights Watch en un informe publicado hoy.

El informe de 69 páginas, "Fast-Track Unfairness: Detention and Denial of Women Asylum Seekers in the UK" (Injusticia acelerada: La detención y rechazo de  mujeres solicitantes de asilo en el Reino Unido) documenta cómo las mujeres solicitantes de asilo con casos complejos están siendo procesadas en un sistema diseñado para demandas mucho más simples.  Las mujeres son detenidas en gran parte por la conveniencia administrativa del Reino Unido, tienen muy poco tiempo para preparar un caso legal y si sus solicitudes son rechazadas sólo cuentan con unos pocos días para apelar.  Pero las solicitudes a menudo implican cuestiones tan delicadas y difíciles como la violencia sexual, la mutilación genital femenina, la trata y el abuso doméstico.  Los abogados u otros representantes cuentan con poco tiempo para ganarse la confianza de sus clientes para que les hablen abiertamente de sus casos, o para obtener las pruebas médicas o de otro tipo necesarias para verificarlos.

El sistema por "vía rápida" no cumple ni siquiera con las normas básicas de justicia", dijo Gauri van Gulik, investigadora de derechos de la mujer de Human Rights Watch.  "Simplemente no está equipado para manejar violaciones, esclavitud, amenaza de ‘asesinatos por honor' u otros casos complejos y, sin embargo, recibe este tipo de casos con regularidad".

El informe se basa en investigaciones realizadas en el Reino Unido en 2009, en lugares tales como el Centro de Deportación de Inmigrantes de Yarl's Wood.  Human Rights Watch realizó 50 entrevistas, tanto con mujeres detenidas cuyos casos eran procesados por la "vía rápida",  mujeres cuyos casos fueron sacados de este sistema, solicitantes, representantes de organizaciones no gubernamentales que trabajan con mujeres y funcionarios de la Agencia de Fronteras.  

"Si regreso, mi esposo y mi familia me matarán", dijo Fátima H., una mujer pakistaní que fundamentó su solicitud en violencia doméstica grave y se fue rechazada en el sistema acelerado. Fátima habló con Human Rights Watch el 24 de septiembre de 2009.  "Si [hay] en este mundo un poco de humanidad, o se puede decir derechos humanos, por favor, protéjanme de ellos.  Si no, entonces permítanme suicidarme como el derecho de un humano que no tienen nada en este mundo, ni siquiera un pequeño lugar donde vivir segura".

El informe describe un procedimiento de selección con directrices demasiado vagas para que los agentes fronterizos tomen las decisiones acerca de cómo manejar la solicitud de una mujer,  para que evalúen adecuadamente la complejidad de los casos y decidan si pueden ser procesados adecuadamente en el sistema acelerado.  A pesar de las propias directrices de género de la Agencia de Fronteras del Reino Unido, diseñadas para explicar consideraciones particulares en torno a cuestiones relacionadas al género, algunos miembros del personal de la Agencia de Fronteras carecen de una comprensión básica de los problemas especiales a menudo involucrados en las solicitudes de asilo de las mujeres, dijo Human Rights Watch.

Una vez en el sistema acelerado, las mujeres con solicitudes complejas tienen muy poco tiempo para preparar su caso, obtener opiniones médicas o de otros expertos y establecer la credibilidad de sus casos.  Esto es especialmente cierto en los casos de violación o abuso, donde las mujeres presentan tarde en el proceso las pruebas pertinentes de su caso, o a veces ni siquiera alcanzan a hacerlo, ya que pueden estar traumatizadas por sus experiencias, asustadas por el procedimiento o simplemente sienten vergüenza explicar su caso a un oficial.

Detener a las mujeres sólo exacerba los problemas.  Algunas de las mujeres no tienen acceso a intérpretes femeninas, trabajadores sociales o personal médico.

"Las Naciones Unidas, numerosos grupos que trabajan con inmigrantes, el Parlamento, e incluso su propio equipo de evaluación han dicho al Ministerio del Interior durante años que el sistema por ‘vía rápida' no es adecuado para las mujeres, dijo van Gulik.  "El hecho de que la Agencia de Fronteras del Reino Unido no haya arreglado esta situación sugiere que la deportación de las mujeres es una prioridad mayor para la agencia que protegerlas".

En 2008, aproximadamente una de cada cuatro casos de mujeres que fueron remitidos inicialmente al procedimiento acelerado finalmente fueron enviados al procedimiento de asilo estándar.  El Gobierno afirma que esto demuestra que el sistema está funcionando.  Pero abogados y organizaciones no gubernamentales dijeron a Human Rights Watch que la mayoría de los casos fueron reasignaros gracias a su intervención, no por haber sido revaluados por el  personal de la Agencia de Fronteras.  En el sistema ordinario de asilo, los solicitantes de asilo no se encuentran detenidos  mientras se examinan sus solicitudes y cuentan con semanas, no días, para demostrar sus casos.

El sistema por vía rápida se creó en 2003 y fue abierto a las mujeres en 2005.  En la actualidad, es una parte importante de una iniciativa del Gobierno del Reino Unido para "resolver" el 90 por ciento de todas las solicitudes de asilo en un plazo de seis meses.  Bajo la vía rápida, se hace un esfuerzo para resolver un caso dentro de dos semanas y el solicitante de asilo es detenido para que la agencia tenga acceso inmediato a la persona para un rápido procesamiento.

Hasta ahora, 2,055 mujeres han pasado por el proceso acelerado, todas detenidas en el Centro de Deportación de Inmigrantes de Yarl's Wood, cerda de Bedford.  Alrededor del 96 por ciento de los solicitantes fueron rechazados en la primera audiencia.  Las estadísticas del Gobierno para el 2008 y el primer semestre de 2009 muestran que el 91 por ciento de las apelaciones fueron desestimadas.

Si bien el Reino Unido tiene derecho a controlar sus fronteras y deportar a las personas con solicitudes infundadas, también tiene la obligación de garantizar que las personas que realmente necesitan protección contra la persecución, de acuerdo con la Convención sobre refugiados, reciban el estatuto de refugiadas, señaló Human Rights Watch.  Para asegurar esto, las personas que pueden necesitar protección tienen que recibir un proceso de evaluación de estado de refugiado justo y completo.

Human Rights Watch dijo que el Ministerio del Interior debe poner de inmediato en vigor procedimientos más rigurosos para garantizar que las personas con solicitudes complejas no sean remitidas al procedimiento acelerado, incluyendo:

  • En la nota guía sobre idoneidad para la remisión a este sistema, añadir afirmaciones complejas sobre persecución relacionadas con género, como la violencia sexual y doméstica, a la lista de "cuestiones con pocas probabilidades de ser aceptadas en la vía rápida".
  • Aclarar los criterios para procesar solicitudes a través del procedimiento acelerado, incluyendo los factores que permitirían una "rápida" decisión sobre un caso.

Entre las mujeres entrevistadas estaba Laura A., de Sierra Leona, quien fue remitida al sistema por "vía rápida", pero su caso luego fue sacado por el Ministerio del Interior y, finalmente, se le otorgó el estatuto de refugiada en base a las diversas formas de persecución por motivos de género de las cuales escapaba.  Sobre su experiencia inicial y rechazo en el sistema por vía rápida, Laura comentó: "Soy una combatiente, estoy acostumbrada a luchar para vivir, pero que se me diga: ‘Fabricaste tu vida', es un poco como la muerte".