Skip to main content

Congreso Olímpico: Supervisar a los países anfitriones en materia de derechos

Adoptar un plan en la reunión de Copenhague para supervisar los derechos humanos en el ambiente olímpico

(Nueva York) - El Congreso Olímpico de Copenhague debería crear un mecanismo permanente para vigilar los derechos humanos en los países anfitriones, antes, durante y después de los Juegos Olímpicos, señaló Human Rights Watch hoy. Human Rights Watch, que presentó una propuesta al Congreso, se preocupa especialmente por los potenciales abusos en Rusia, sede de los Juegos de Invierno Sochi 2014.

El Congreso de Copenhague está programado del 3 al 5 de octubre de 2009, como parte de las sesiones del Comité Olímpico Internacional (COI), del 1 al 9de octubre. Human Rights Watch presentará su propuesta oficial para la reforma de los derechos humanos dentro del movimiento olímpico en la sesión del 4 de octubre sobre “el buen gobierno y ética".

"El mundo observó como China pisoteó los derechos humanos – incluso enviando a gente a la cárcel - en nombre de la preparación de los Juegos de Beijing", dijo Minky Worden, directora de medios de comunicación para Human Rights Watch. "Eso nunca debe volver a ocurrir, y el Congreso Olímpico debe actuar ahora para asegurarse de que no suceda”.

Una revisión por el Comité Olímpico Internacional dijo que los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 fueron "un éxito indiscutible". Pero, como Human Rights Watch ha documentado ampliamente, los preparativos de Beijing para acoger a los Juegos Olímpicos de Verano 2008 dio lugar al empeoramiento de los derechos humanos en China. Miles de residentes de Beijing fueron desalojados de sus casas para dar paso a la construcción de instalaciones olímpicas, sin el debido proceso – no fueron consultados ni indemnizados. Los trabajadores migrantes que construyeron las instalaciones estaban obligados a trabajar en condiciones peligrosas.

El Gobierno chino silenció y reprimió a activistas de derechos y a críticos de los Juegos Olímpicos, como Hu Jia, y Liu Xiaobo. Muchos de ellos permanecen en prisión. El Gobierno también impuso censuras estrictas de los medios de comunicación y el Internet durante los Juegos. La censura de las noticias de que la oferta nacional de leche fue envenenada con melamina pudo haber contribuido a causar que cerca de 300,000 niños chinos se enfermaran. Seis niños murieron.

"Docenas de chinos siguen en prisión debido a que creyeron fielmente en la palabra del COI de que traer los Juegos Olímpicos a China mejoraría los derechos humanos", dijo Worden. "En lugar de celebrar, el movimiento olímpico debe proceder a reconocer la forma en que fue incapaz de prever cómo los abusos de los derechos humanos pudieron empañar los Juegos. Y tiene que asegurarse de que esto no vuelva a ocurrir".

En febrero y abril, Human Rights Watch realizó una investigación preliminar sobre la situación de los derechos humanos en Sochi en relación a los preparativos para los Juegos de Invierno 2014. Esta investigación identificó dos problemas iniciales, que si se abordan ahora, pueden evitar graves violaciones de los derechos humanos: la falta de transparencia en torno a la expropiación de la propiedad para los sitios olímpicos, y las condiciones de los trabajadores construyendo las instalaciones relacionadas con los Juegos Olímpicos. En mayo, Human Rights Watch envió al Comité Olímpico Internacional una carta que describe estos problemas.

Human Rights Watch recomienda que en su interacción con las autoridades de Sochi, el Comité Olímpico Internacional insista en un proceso transparente y eficaz para la expropiación de bienes y la indemnización, un foro para la opinión y la expresión de agravios de la comunidad, y la protección de los derechos de los trabajadores de la construcción. En ausencia de un mecanismo oficial del COI para asegurar que estas medidas se lleven a cabo para controlar el proceso, el riesgo de abusos de los derechos en relación con los preparativos olímpicos de Sochi es considerable.

Human Rights Watch también ha expresado su preocupación ante el COI por el empeoramiento del clima de los derechos humanos en Rusia, donde varios periodistas y activistas de la sociedad civil han sido asesinados desde el comienzo del año. Estos incluyen a Natalia Estemirova, una de las principales defensoras de los derechos en Chechenia, cerca de Sochi en la región rusa del Cáucaso. Como Human Rights Watch explicó en su carta al COI el 28 de agosto, tales abusos de derechos violan tanto el espíritu y la letra de la Carta Olímpica, basada, como en ella se afirma, en el “respeto de los principios éticos fundamentales universales".

"Durante los Juegos Olímpicos de China, los periodistas fueron amenazados y golpeados, y los defensores de los derechos humanos fueron encarcelados," dijo Allison Gill, directora de la oficina en Rusia de Human Rights Watch. "Pero en Rusia, los periodistas y los defensores de los derechos humanos son secuestrados y asesinados a sangre fría. El COI tiene una razón de peso y la influencia para decirle a Rusia que no puede haber unos Juegos Olímpicos exitosos cuando ocurren tales abusos mortales contra los derechos”.

Para hacer frente las violaciones de los derechos humanos relacionadas con las olimpiadas en todos los próximos países anfitriones, incluyendo en Rusia, Human Rights Watch ha propuesto la creación de un comité permanente del COI para vigilar los derechos humanos en los países de acogida. Ese comité podría ayudar a fijar y aplicar puntos de referencia de derechos humanos para los potenciales anfitriones olímpicos, en particular con respecto a la libertad de prensa, derechos laborales, libertad de expresión y libertades civiles. Lo más importante es que estaría integrado por expertos y con la tarea de vigilar los abusos antes, durante y después de los Juegos Olímpicos. Human Rights Watch también ha pedido que los contratos con las próximas ciudades anfitrionas se hagan públicos.

"El Congreso Olímpico representa una rara oportunidad para un liderazgo que establezca puntos de referencia de derechos humanos claros y transparentes para las futuras olimpiadas", dijo Worden. "Así como el Congreso de París de 1994 dio lugar a reformas indispensables para respetar el medio ambiente, instamos al Congreso de Copenhague que asegure su lugar en la historia olímpica con las reformas para respetar el medio ambiente humano".

Your tax deductible gift can help stop human rights violations and save lives around the world.

Región / País