Cuatro hombres son cuestionados sobre drogas por la policía al sur de Chicago.

© 2009 Jon Lowenstein/NOOR

(Washington, DC) – Las personas de raza negra han sido arrestadas por delitos relacionados con drogas en proporciones más altas que las personas de raza blanca por aproximadamente tres décadas a nivel nacional, a pesar de que ambas razas se involucran con delitos vinculados a las drogas en tasas comparables, señaló Human Rights Watch en un informe publicado hoy. Empleando datos estadísticos del FBI, el informe revela el alcance y la persistencia de las desigualdades raciales en la implementación de las leyes sobre estupefacientes en los Estados Unidos. Los datos también demuestran que la mayoría de los arrestos por drogas no corresponden a cuestiones más serias que la tenencia.

El informe de 20 páginas, titulado Decades of Disparity: Drug Arrests and Race in the United States" (Décadas de desigualdades: Arrestos por drogas y raza en los Estados Unidos), señala que las personas adultas afroamericanas fueron arrestadas por delitos relacionados con las drogas en proporciones que son de 2.8 a 5.5 veces más altas que las registradas entre personas adultas de raza blanca desde 1980 a 2007, último año para el que existen datos estadísticos completos. Aproximadamente uno de cada tres de los más de 25.4 millones de personas adultas arrestadas por cargos de drogas durante este período era de origen afroamericano.

“Jim Crow puede estar muerto, pero la guerra contra las drogas nunca ha sido neutral en términos de raza”, señaló Jamie Fellner, consejera principal del Programa para Estados Unidos de Human Rights Watch y autora del informe. “Si bien tanto las personas blancas como las negras usan y venden drogas, la mano dura de la ley es más propensa a caer sobre las personas de origen negro”.

El informe también señala que los arrestos por tenencia de drogas han excedido ampliamente a los arrestos por venta de drogas todos los años desde 1980. De hecho, la proporción de arrestos por tenencia de drogas ha ido en aumento, llegando al 80 por ciento o más del total de casos cada año desde 1999. La tenencia de marihuana representa una alta proporción de los arrestos por drogas: desde el año 2000 al 2007 la proporción de todos los arrestos por drogas vinculados a la tenencia de marihuana variaron entre el 37.7 y el 42.1 por ciento. Este es el último de una serie de informes publicados por Human Rights Watch sobre las violaciones a los derechos humanos, incluyendo casos de discriminación racial, en el marco de la “guerra contra las drogas.”

“Arrastrar a cientos de miles de personas a las comisarías todos los años por tener un poco de marihuana o una piedra de cocaína crack en sus bolsillos ha tenido un impacto muy limitado sobre el uso de drogas”, señaló Fellner. “Pero el estigma que acompaña a un arresto por drogas, especialmente cuando el arrestado es condenado, limita las posibilidades de empleo, educación y acceso a vivienda. Una política de drogas más efectiva y menos destructiva debería priorizar el tratamiento, la educación y las inversiones sociales positivas en las comunidades pobres por encima de los arrestos y el encarcelamiento”.