La administración Bush debe insistirle al gobierno colombiano que debe mostrar resultados en temas clave relacionados a los derechos humanos antes de solicitar la ratificación del tratado de libre comercio pendiente, dijo Human Rights Watch en una carta publicada hoy, dirigida a la Representante de Comercio de Estados Unidos, la embajadora Susan Schwab.

La carta, firmada por Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, incluye una detallada lista de medidas específicas que el gobierno colombiano debería adoptar para tratar estos problemas, como condición previa a la ratificación del tratado.

“Cuando Estados Unidos y Colombia anunciaron que estaban negociando un TLC, entendimos que se trataba de una oportunidad histórica que se debía aprovechar para lograr una iniciativa firme para salvar a la democracia colombiana de las mafias que aterrorizan a su población y que impiden el ejercicio de los derechos fundamentales de los trabajadores”, dijo Roth en la carta. “Esta oportunidad se desperdiciaría si se ratificara el TLC en forma prematura”.

Los líderes de la Cámara de Representantes de Estados Unidos han anunciado que demorarán la ratificación del acuerdo hasta que Colombia muestre resultados concretos y sostenidos en la reducción de a la impunidad por los asesinatos de miles de sindicalistas y en el desmantelamiento del continuo poder de los grupos paramilitares que han perseguido de manera deliberada a los sindicatos.

Las medidas que la carta de Human Rights Watch menciona como esenciales para la ratificacion del acuerdo incluyen: encontrar e incautar la riqueza masiva que paramilitares han acumulado a lo largo de décadas de abusos y tráfico de drogas; procesar a quienes los financian y a sus colaboradores militares y políticos; romper los vínculos entre los líderes paramilitares y sus grupos; y asegurar la rendición de cuentas por la violencia contra sindicalistas.

La Secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, se encuentra actualmente en Colombia como parte de una agresiva campaña de la administración Bush para presionar al Congreso a abandonar sus objeciones al acuerdo.

La carta insta a la administración Bush a dirigir sus esfuerzos a exigirle al gobierno de Colombia que éste enfrente de manera efectiva los serios problemas que el Congreso y muchos otros han estado planteando por años.

“Esperamos que comparta nuestra opinión de que la campaña del gobierno de Colombia en pos de la ratificación del TLC cumpliría mejor su propósito si se centrara en estas materias sustanciales, y que se sume a nuestro esfuerzo por instar al gobierno a que tome medidas”, señaló Roth en la carta.