México debe redoblar sus esfuerzos para arrestar a ex funcionarios acusados de cometer abusos en el pasado. En la reunión que sostendrá esta semana con el Presidente George W. Bush, Fox debe solicitar a Estados Unidos que comparta la información que pueda ser de utilidad para el Fiscal Especial encargado de investigar los crímenes cometidos durante la "guerra sucia".

"La decisión del Presidente Fox de crear la Fiscalía Especial finalmente parece estar dando frutos", señaló José Miguel Vivanco, Director Ejecutivo de la División de las Américas de Human Rights Watch, en referencia a la captura en el mes pasado, del ex jefe de la seguridad federal Miguel Nazar Haro. "En otros países de la región, un primer arresto como este ha sido el elemento decisivo que ha inclinado la balanza en contra de la impunidad".

El 18 de febrero las autoridades federales arrestaron en el Distrito Federal a Nazar Haro, acusado de su presunta participación en la desaparición forzada en 1975 de Jesús Piedra Ibarra, miembro de una organización guerrillera de izquierda. Fue el primer arresto logrado por el Fiscal Especial, nombrado por el Presidente Vicente Fox en noviembre de 2001 para investigar y enjuiciar las violaciones de los derechos humanos cometidas durante los gobiernos anteriores. Un juez federal confirmó posteriormente que el caso iría a juicio. Ayer, otro juez anunció que Nazar Haro también será juzgado por su presunta participación en la desaparición forzada de Ignacio Arturo Salas Obregón, fundador de la organización en la que militaba Piedra Ibarra.

Human Rights Watch señaló en su carta la importancia de no dejar pasar por alto el hecho de que otros dos sospechosos en el mismo caso, Luis de la Barreda Moreno y Juventino Romero Cisneros, sigan en libertad a pesar de las órdenes de arresto dictadas contra ellos hace dos meses.

Otro sospechoso, Isidro Galeana, pudo eludir la detención durante varias semanas, hasta su muerte en el pasado mes de enero. Son particularmente inquietantes los reportes de que Galeana estaba siendo protegido por policías locales de Guerrero, quienes ejercieron como sus escoltas cuando su obligación era haberle detenido.

El Presidente Fox debe dedicar a estos casos la misma atención y recursos que ha ofrecido a sus iniciativas exitosas de los últimos años, para la detención de algunos de los narcotraficantes más poderosos y violentos del país, señaló Human Rights Watch. El Gobierno mexicano debe investigar los reportes sobre el apoyo que recibió Galeana de policías locales.

Human Rights Watch también señaló que, para imponer justicia, no es suficiente arrestar a los sospechosos, también tienen que ser juzgados y condenados, si se demuestra su culpabilidad. Para obtener las pruebas necesarias, es sumamente importante que el Fiscal Especial cuente con una colaboración más activa de las Fuerzas Armadas de México, que tuvieron un papel importante en las operaciones de seguridad interna durante la época en que se cometieron los abusos que se están investigando.

El Presidente Fox debe aprovechar su reunión de esta semana con el Presidente George W. Bush para solicitar a Estados Unidos que comparta la información sobre la "guerra sucia" mexicana recopilada en sus archivos oficiales, señaló Human Rights Watch. Existen buenas razones para pensar que Estados Unidos posee información relevante sobre Nazar Haro, dado que actuó de enlace con la CIA y fue investigado por un fiscal federal y detenido brevemente por su presunta participación en una banda de ladrones de carros. Nazar Haro sólo pudo evitar dicho juicio huyendo del país después de haber pagado la fianza.