El candidato a la presidencia de Brasil por el Partido Social Liberal (PSL), Jair Bolsonaro, vota el 28 de octubre en la Escuela Municipal Rosa da Fonseca en Río de Janeiro, protegido por agentes de la Policía Federal.

© 2018 Tânia Regô/Agência Brasil

(São Paulo) – El poder judicial de Brasil y otras instituciones clave deberían resistir cualquier intento de socavar los derechos humanos, el Estado de derecho y la democracia durante el gobierno de Jair Bolsonaro, señaló hoy Human Rights Watch.

Bolsonaro, un congresista abiertamente intolerante que se ha manifestado a favor de la tortura, ganó la segunda vuelta electoral el 28 de octubre de 2018 y asumirá la presidencia de Brasil el 1 de enero de 2019.

“Brasil cuenta con jueces independientes, fiscales y defensores de oficio comprometidos con su trabajo, periodistas valientes y una sociedad civil dinámica”, expresó José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. “Human Rights Watch estará junto a esas personas para resistir a cualquier intento de menoscabar las instituciones y los derechos democráticos que Brasil ha construido con enorme esfuerzo en las últimas tres décadas”.

Bolsonaro derrotó al candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, tras una campaña marcada por la violencia política. Muchas de las víctimas fueron lesbianas, gais, bisexuales y persones transgénero (LGBT), mujeres y afrobrasileños.

El 8 de octubre, un hombre mató a puñaladas al artista afrobrasileño Romualdo Rosário da Costa, en Salvador, presuntamente por un hombre que se enfadó cuando da Costa dijo que había votado a Haddad en la primera ronda. Diversos testigos manifestaron que, el 16 de octubre, varios hombres vociferaron el nombre de Bolsonaro durante una discusión con una mujer transgénero en São Pablo y luego la mataron. El propio Bolsonaro fue apuñalado durante un acto electoral en septiembre.

Más de 140 periodistas que cubrían al proceso electoral sufrieron acoso, amenazas y, en algunos casos, agresiones físicas, según concluyó la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji).

A lo largo de las décadas que lleva en el Congreso y como candidato presidencial, Bolsonaro ha apoyado prácticas abusivas que vulneran el Estado de derecho, ha defendido la dictadura brasileña y ha promovido abiertamente la intolerancia, señaló Human Rights Watch.

“Human Rights Watch seguirá muy de cerca las declaraciones y las acciones del gobierno de Bolsonaro”, destacó Vivanco. “Continuaremos con el trabajo riguroso e independiente de investigación y presión en favor de cambios en las políticas públicas que hemos realizado en Brasil durante las últimas décadas, en defensa de los derechos humanos de todos los brasileños, con independencia de su género, orientación sexual, raza, creencias políticas o religión”.

El candidato a la presidencia de Brasil por el Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, vota en la escuela Brazilian International School, en São Paulo.

© 2018 Rovena Rosa/Agência Brasil