(Washington, DC) – El gobierno del presidente Barack Obama debería anular la excepción para Corea a la prohibición del uso de minas terrestres antipersonas, dijo hoy Human Rights Watch, después de la conclusión de la reunión anual sobre el Tratado de Prohibición de Minas de 1997.

“No hay ninguna justificación convincente para el uso futuro de minas terrestres por parte de Estados Unidos en la península coreana”, dijo Steve Goose,  director de la División de Armas en Human Rights Watch y presidente de la Campaña Estadounidense para Prohibir las Minas Terrestres. “EE.UU. debería eliminar la excepción para Corea en su política de prohibición de las minas terrestres y finalmente adherirse al tratado internacional que prohíbe estas armas indiscriminadas”.

Las minas antipersonas no tendrán ninguna influencia en la defensa de Corea del Sur, apuntó Human Rights Watch. Una prohibición ayudará a proteger a los civiles de estas armas que ya han causado un gran sufrimiento en Corea y el resto del mundo.

Deminer Bonfacio trabaja con un perro en la detección de minas en la provincia de Manicia, Mozambique.
 

© Eva Maria Fischer/Handicap International, June 2014

EE.UU., Corea del Norte y Corea del Sur no se encuentran entre los 162 países que firmaron el Tratado de Prohibición de Minas, conocido como la Convención de Ottawa, que prohíbe totalmente las minas antipersonas y requiere su eliminación además de asistencia a las víctimas. En 2014, el gobierno de Obama anunció importantes medidas para ajustar la política de EE.UU. al Tratado de Prohibición de Minas, al que dijo que se adheriría si el Pentágono concluye exitosamente un estudio sobre cómo abordar la “situación única” en la península coreana.

EE.UU. trató de obtener una excepción geográfica para Corea durante las negociaciones del Tratado de Prohibición de Minas hace 18 años, pero se topó con la fuerte oposición de sus aliados. El ejército estadounidense quiere conservar la opción para que EE.UU. pueda utilizar minas antipersonas en el caso de una invasión por parte de Corea del Norte. Pero numerosos oficiales del ejército de Estados Unidos retirados, incluidos algunos que encabezaron tropas en Corea, aseguran que el uso de minas antipersonas ahí tiene poco o ningún valor militar

El 23 de septiembre de 2014, el presidente Barack Obama anunció una prohibición sobre el uso por parte de EE.UU. de las minas terrestres antipersonas en cualquier parte del mundo, excepto en la península coreana. La política también compromete a EE.UU. a destruir las minas antipersonas que siguen almacenadas “no necesarias para la defensa de la República de Corea” y a “no ayudar, alentar o inducir a nadie fuera de la península de Corea a participar en una actividad prohibida” por el Tratado de Prohibición de Minas. La política fue anunciada después de la prohibición el 27 de junio de la producción y adquisición de minas terrestres antipersonas que establece que EE.UU. no reemplazará sus reservas minas almacenadas “conforme vayan expirando en los próximos años”.

EE.UU. fue uno de los 10 países observadores en la Decimocuarta Reunión del Tratado de Prohibición de Minas de los Estados Partes en las Naciones Unidas en Ginebra, durante la semana del 30 de noviembre de 2015. Más de 90 Estados miembros del Tratado de Prohibición de Minas participaron en la reunión, de la que se puede destacar lo siguiente:
 

  • Mozambique se declaró libre de minas terrestres tras completar la limpieza de todas las zonas minadas conocidas;
  • Finlandia se declaró libre de minas tras completar la destrucción de su arsenal compuesto por más de un millón de minas terrestres antipersonas;
  • Polonia se comprometió a destruir hasta la última mina antipersona de su arsenal de un millón antes de marzo de 2016, mientras que Omán afirmó su intención de destruir sus reservas antes de la fecha límite fijada por el Tratado de Prohibición de Minas para febrero de 2019;
  • Sri Lanka anunció que, después de un cambio de gobierno, se ha producido un “giro de paradigma” en su política de minas terrestres y que ahora se está preparando para adherirse al Tratado de Prohibición de Minas en 2016;
  • Ucrania negó repetidamente haber utilizado minas terrestres antipersonas en las provincias orientales de Donetsk y Lugansk y en cambio culpó a los grupos armados respaldados por Rusia del nuevo uso de minas terrestres en esas áreas;
  • Los Estados miembros aprobaron las solicitudes de ampliación de la fecha límite para la eliminación de minas terrestres de Chipre, Etiopía, Mauritania, Níger y Senegal.

El 7 de diciembre, EE.UU. se abstuvo en la votación sobre la resolución anual no vinculante de la Asamblea General de la ONU sobre el Tratado de Prohibición de Minas, que fue aprobada por 168 votos a favor y 17 abstenciones.

Según Landmine Monitor 2015, el informe de seguimiento mundial elaborado por la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres:

  • Colectivamente, los Estados miembros destruyeron más de 49 millones de minas antipersonas almacenadas, incluyendo más de 530.000 en el año 2014. Sin embargo, Belarús, Grecia e Ucrania permanecen en violación del tratado por no haber completado la destrucción de sus existencias dentro de su plazo de cuatro años.
  • Desde octubre de 2014, las fuerzas gubernamentales de Birmania, Corea del Norte y Siria, países que no han firmado el tratado, utilizaron minas terrestres anti, mientras que grupos armados no estatales han usado minas, especialmente artefactos explosivos improvisados activados por las víctimas, en Afganistán, Birmania, Colombia, Irak, Libia, Pakistán, Siria, Túnez, Ucrania y Yemen.
  • En 2014, el número de víctimas mortales registradas como consecuencia de las minas, incluyendo los artefactos explosivos improvisados activados por las víctimas y los restos explosivos de guerra, ascendió a 3.678 bajas, la mayoría civiles, en comparación con 3.308 víctimas en 2015. Esto sigue representando una reducción de 40 por ciento frente al total de 1999, cuando entró en vigor el tratado. Sin embargo, numerosas muertes no son registradas, por lo que la cifra verdadera de víctimas probablemente sea significativamente mayor.
  • Durante 2014, más de 200 kilómetros cuadrados de tierra fueron desminados en todo el mundo, resultando en la destrucción de más de 230.000 minas antipersonas y 11.500 minas antivehículo. Desde 1999, 29 países se han declarado libres de minas, mientras que 57 todavía siguen afectados por minas sin destruir y restos explosivos de guerra. Países donantes y afectados contribuyeron en conjunto aproximadamente US$610 millones para apoyar las acciones de desminado en 2014, US$30 millones menos que en 2013 (un descenso de 5 por ciento) y el segundo año consecutivo en que el apoyo al financiamiento ha disminuido.

Chile organizará y presidirá la Decimoquinta Reunión de Estados Miembros, en Santiago, durante la semana del 28 de noviembre de 2016, precedida por las reuniones entre período de sesiones del tratado en Ginebra el 19 y 20 de mayo.

Human Rights Watch es un miembro fundador de la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres (ICBL, por sus siglas en inglés) y preside la Campaña de Estados Unidos para la Prohibición de las Minas Terrestres, y ejerce como editor de la política para la prohibición de minas terrestres de Landmine and Cluster Munition Monitor. La ICBL recibió el Premio Nobel de la Paz en 1997, junto con su coordinadora, Jody Williams, por sus esfuerzos para lograr el Tratado de Prohibición de Minas y por sus contribuciones a una nueva diplomacia internacional basada en los imperativos humanitarios.