Hassan al-Amin

© 2013 Human Rights Watch

El premio Alison Des Forges al Activismo Extraordinario de Human Rights Watch honra el extraordinario valor de personas que ponen en riesgo su vida para contribuir a un mundo libre de abusos, discriminación y opresión.

Hassan Al-Amin ha trabajado, durante tres décadas, en la denuncia de violaciones de derechos humanos y la promoción de la democracia en Libia. Tras ser detenido y sufrir golpizas a manos de miembros de las fuerzas de seguridad de Muammar Gaddafi en 1983.

Al-Amin escapó al Reino Unido, donde fundó el sitio web independiente Libya al-Mostakbal y se convirtió en uno de los disidentes más activos de Libia en el exilio. En 2011, durante las revueltas contra Gadafi, Al-Amin regresó a su ciudad de origen, Misrata, que entonces se encontraba sitiada, para documentar violaciones de derechos humanos.

Después de la caída de Gadafi, Al-Amin fue elegido para integrar el parlamento de transición. Como director de la Comisión de Derechos Humanos y Sociedad Civil, investigó las detenciones arbitrariasy la tortura de prisioneros, y criticó a las poderosas milicias contrarias a Gaddafi que se negaban a deponer las armas.

En marzo de 2013, debido a amenazas de muerte proferidas por estas milicias, Al-Amin renunció a su banca y regresó a Londres, donde reanudó la publicación del periódico Libya al-Mostakbal.

Human Rights Watch distingue la labor de Al-Amin por su compromiso con la denuncia de abusos y la protección de los derechos humanos en Libia.