(Washington, DC) – Human Rights Watch emitió el siguiente comunicado en relación con la muerte, ocurrida el 22 de julio de 2012, del disidente cubano Oswaldo Payá, fundador del Proyecto Varela, una propuesta que instó al gobierno a implementar una serie de reformas democráticas:  
 
La constante lucha del disidente cubano Oswaldo Payá por los derechos civiles y políticos en Cuba se distinguió por una combinación excepcionalmente efectiva de idealismo y pragmatismo, que puso al descubierto la renuencia del gobierno de los Castro a considerar los reclamos por un mayor reconocimiento de estos derechos. Lo más sobresaliente del Proyecto Varela de Payá fue que usó las propias leyes dictadas por el gobierno cubano para cuestionar sus prácticas represivas, a través de una iniciativa que logró conseguir más de 11.000 firmas en 2002 a favor de un referéndum constitucional. El proyecto exigía una reforma democrática, el respeto de los derechos humanos y la liberación de todos los presos políticos.
 
Obtener las firmas requirió un gran liderazgo y valentía por parte de Payá y los demás organizadores, y muchos de ellos debieron pagar el precio de esta iniciativa con penas de prisión impuestas en forma arbitraria durante la ola represiva desplegada en 2003, tras el contundente rechazo del gobierno a las demandas del proyecto. Trágicamente, Payá nunca llegó a ver que el gobierno cubano respetara estos derechos fundamentales.