Un refugiado saharaui y su hija recogen agua en un campamento de Tinduf.

© 2009 Reuters

(Washington, DC) - El Frente Polisario, el movimiento independentista del Sahara Occidental, debe poner en libertad a un disidente detenido el 21 de septiembre, si se confirma que la razón de su arresto fue su respaldo abierto al plan de autonomía de Marruecos, señaló hoy Human Rights Watch.

Las fuerzas de seguridad del Polisario arrestaron a Mostapha Selma Sidi Mouloud, un agente de policía, cuando se dirigía a los campos de refugiados saharauis administradas por el Frente Polisario cerca de Tinduf, Argelia. Su arresto se produjo después de una visita a la región del Sahara Occidental controlada por Marruecos, durante la que declaró públicamente su apoyo a la propuesta marroquí de resolver el conflicto sobre el territorio disputado concediéndole la autonomía bajo su soberanía.

"Selma alabó públicamente la solución de Marruecos para el conflicto y dijo regresaría a Tinduf para defenderla, a lo cual tiene derecho", señaló Sarah Leah Whitson, directora para Oriente Medio y Norte de África de Human Rights Watch. "Si el Frente Polisario quiere demostrar que no está persiguiendo a Selma por sus opiniones, debe ponerlo en libertad inmediatamente o garantizar que reciba un juicio justo y transparente bajo cargos creíbles", agregó.

El Frente Polisario, que administra los campamentos de refugiados saharauis en Argelia con el consentimiento y el apoyo del Gobierno argelino, exige un referendo popular sobre el futuro político del Sahara Occidental. En la práctica, Marruecos ha administrado la región como si formara parte de su propio territorio, desde que tomó el control cuando España, la antigua potencia colonial, se retiró en 1975.

Un plan respaldado por la ONU para celebrar un referendo se puso en marcha conjuntamente con el alto el fuego entre el Polisario y Marruecos en 1991, pero quedó estancado como consecuencia de la oposición de Marruecos. Marruecos rechaza la alternativa de la independencia del Sahara Occidental y ha propuesto en cambio cierta autonomía bajo el control continuo de Marruecos.

En los campos de refugiados saharauis en Argelia es raro escuchar públicamente opiniones favorables al plan de autonomía de Marruecos. El Frente Polisario y sus simpatizantes consideran que Marruecos es una fuerza de ocupación de su patria y que su propuesta de autonomía niega el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui.

Aunque Selma no es el primer refugiado saharaui que regresa al Sahara Occidental y defiende la soberanía marroquí, puede ser el primero en hacerlo públicamente y en anunciar que regresaría a Tinduf para defender su posición.

En una declaración hecha pública hoy, el Ministerio del Interior de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el Estado proclamado por el Frente Polisario, dijo que Selma fue arrestado ayer por espiar para "el enemigo [Marruecos]", al que había "jurado públicamente lealtad", y por "divulgar secretos" relacionados con las instituciones saharauis. La declaración afirmaba que el caso de Selma se remitiría a la justicia saharaui, de conformidad con la legislación penal de la RASD con respecto al "espionaje" y la "traición".

Según se ha informado, Selma, quien reside en el campamento de El Aiún con su esposa y sus cinco hijos, no había tenido hasta ahora un perfil político en los campamentos de refugiados.

En una conferencia de prensa celebrada el 9 de agosto en Smara, Sahara Occidental, Selma alabó el plan de autonomía por ser una tercera alternativa viable entre la independencia y la integración total dentro de Marruecos.

Tras la conferencias de prensa, los altos funcionarios del Polisario denunciaron inmediatamente a los "traidores" de la causa, haciendo aparentemente referencia a él. Al día siguiente, Brahim Ghali, el embajador del Polisario en Argelia, declaró: "Los traidores no impedirán de ninguna manera que el pueblo saharaui siga luchando por su autodeterminación".

Mohamed Sheikh, un hermano de Selma que vive en Asmara, afirmó vía telefónica  que sus familiares en los campamentos de Tinduf no saben dónde lo tienen detenido. Al final de día, una fuente del Polisario informó a Human Rights Watch que estaba recluido en Mehrez, en la pequeña sección del Sahara Occidental bajo su control.

Human Rights Watch instó al Polisario a que revele el paradero exacto de Selma, que le permita acceso inmediato a sus familiares y un abogado, y remita inmediatamente su caso a un órgano judicial independiente para determinar si su detención está bien fundada.

Human Rights Watch recordó también a Argelia su responsabilidad de garantizar los derechos humanos de todos los que se encuentran en su territorio, independientemente de que el Estado haya cedido o no de facto la supervisión de los campamentos de refugiados saharauis al Frente Polisario.