(Nueva York) - Arabia Saudita y Kuwait deberían investigar conjuntamente el abuso y la trata aparente de trabajadores domésticos nepaleses que aceptan trabajar en Kuwait, pero son en cambio obligados a trabajar contra su voluntad en Arabia Saudita y abandonados en este país, Human Rights Watch señaló hoy.

Un informe publicado el 26 de mayo de 2010 en el diario saudita Arab News, que fue confirmado por un diplomático nepalés en Riad entrevistado por Human Rights Watch, dijo que los empleadores kuwaitíes contratan a trabajadores domésticos de Nepal y luego los transportan ilegalmente a Arabia Saudita en contra de su voluntad. Los empleadores kuwaitíes dejan a los trabajadores con familias saudíes que suelen estar relacionadas con ellos, y que por lo general les pagan una cuota. Los trabajadores son entonces obligados a trabajar para las familias saudíes.

"Los fiscales saudíes tienen nuevos instrumentos jurídicos para llevar ante la justicia a los traficantes de personas y deben usarlos en este caso", dijo Sarah Leah Whitson, directora de Medio Oriente para Human Rights Watch. "Y los informes sobre el abuso y la trata de estos trabajadores nepaleses son un mensaje urgente de que Kuwait debe aprobar su propia legislación contra la trata de personas".

El funcionario de la embajada de Nepal dijo que existe una escasez de trabajadores domésticos en Arabia Saudita. Los kuwaitíes que transportan a los trabajadores por una comisión a cargo de los empleadores saudíes están aparentemente explotando dicha escasez. Arabia Saudita aprobó una ley contra la trata de personas en julio de 2009. El Parlamento kuwaití está considerando un proyecto de ley contra la trata de personas. Ambos países han elaborado iniciativas de ley, aun sin aprobar, que protegen los derechos laborales de los trabajadores domésticos.

Más de dos millones de trabajadores domésticos extranjeros están empleados en la Arabia Saudita y Kuwait, y corren un alto riesgo de abuso y explotación, debido a lagunas en las leyes laborales y a prácticas de inmigración restrictivas. El diario Araba News afirmó que 50,000 trabajadores domésticos nepaleses se encuentran en Arabia Saudita.

El Arab News informó que los saudíes emplean trabajadores domésticos de Nepal que fueron reclutados para trabajar en Kuwait y que luego fueron trasladados a Arabia Saudita sin su consentimiento, en violación de las leyes laborales saudíes.

Debido a las dificultades que enfrentan las familias en Arabia Saudita para sacar del país a los trabajadores contratados ilegalmente cuando ya no desean emplearlos, y para evitar el pago de multas por la contratación ilegal, las familias suelen abandonar a los trabajadores en la embajada de Nepal, informó el periódico.

Un funcionario de la embajada confirmó a Human Rights Watch el 31 de mayo que el informe publicado en Arab News era preciso, y añadió que muchas de las mujeres nepalíes que llegan a la embajada parecen haber sufrido abusos, incluso abusos sexuales. El funcionario mencionó que las autoridades saudíes suelen facilitar la repatriación de estos trabajadores domésticos, pero no investigan a los empleadores saudíes que empleen ilegalmente o abusan de los trabajadores. El artículo 33 de la ley laboral de Arabia Saudita de 2005 prohíbe el empleo de trabajadores extranjeros, incluidos los trabajadores domésticos, que no hayan entrado al país de manera legítima y que no estén autorizados para trabajar.

Después de que la trabajadora doméstica es dejada aquí en la embajada, tienen que ir a "deportación" [detención] donde las autoridades investigan si hay denuncias penales en su contra", dijo el diplomático nepalí a Human Rights Watch. Las autoridades suelen conceder a los trabajadores domésticos sellos de salida, afirmó el funcionario, pero "no investigan a la familia saudita. Ni siquiera cuando las niñas han sido violadas y están embarazadas".

La ley contra la trata de personas 2009 de Arabia Saudita es la primera de este tipo del país. El artículo 2 repite la definición internacional de trata, al prohibir "la trata de cualquier persona por cualquier medio, incluso mediante la coacción o la amenaza, el fraude o el engaño, el secuestro, la explotación de una posición o influencia, o el abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, o por la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con el propósito de ataque sexual, o de trabajos o servicios forzados, la mendicidad, la esclavitud o practicas análogas a la esclavitud, la servidumbre, la extracción de órganos, o para llevar a cabo experimentos médicos".

La legislación saudí pide penas más severas "si el crimen fuese cometido a través de las fronteras nacionales". El proyecto de ley de Kuwait contra la trata de personas, propuesto en julio de 2008, castigaría la trata transfronteriza de personas.

En 2008, Jordania se convirtió en el primer país árabe en extender las protecciones en la legislación laboral a los trabajadores domésticos. Las reglamentaciones que determinan esas protecciones, emitidas en octubre de 2009, prohíben que los empleadores se lleven a un trabajador doméstico al extranjero sin su consentimiento y sin informar a la embajada del trabajador. Esta prohibición, si se aplica, puede ayudar a evitar la trata de los trabajadores domésticos.

Kuwait, sin embargo, excluye a los trabajadores domésticos de su legislación laboral. Y aunque un proyecto de ley para trabajadores domésticos se encuentra actualmente ante la Asamblea Nacional de Kuwait, este no contiene ninguna disposición que exija el consentimiento de un trabajador domestico para acompañar a una familia kuwaití al extranjero, ni requiere que el viaje sea registrado ante la embajada del trabajador.

Arabia Saudita, como Kuwait, sigue excluyendo a los trabajadores domésticos de su legislación laboral. El Gabinete todavía no aprueba un anexo a la Ley laboral 2005, que el Consejo de la Shura (consultivo) aprobó en 2009, y que especifica los derechos laborales de los trabajadores domésticos. El anexo no contiene disposiciones para prevenir la trata de trabajadores domésticos a través de las fronteras, como exigir el consentimiento del trabajador y la notificación a la embajada.

"Kuwait y Arabia Saudita deberían actualizar y aprobar rápidamente medidas de protección de los derechos laborales de los trabajadores domésticos", dijo Whitson. "Las actualizaciones deberían incluir medidas para evitar que los empleadores se lleven a los trabajadores domésticos al extranjero en contra de su voluntad".

La investigación de Human Rights Watch sobre los abusos contra los trabajadores domésticos en Arabia Saudita, publicada en un informe de julio de 2008 titulado “As If I Am Not Human” (Como si no fuera un ser humano), reveló casos de trabajo forzoso, trata de personas, esclavitud y condiciones análogas a la esclavitud, junto con quejas más generalizadas como el impago de salarios y largas jornadas de trabajo. En 2009 y 2010, Human Rights Watch investigó los abusos contra los trabajadores domésticos en Kuwait y encontró, junto con violaciones similares a las encontradas en Arabia Saudita, que el Gobierno de Kuwait investiga y procesa inadecuadamente las denuncias de abusos contra los trabajadores domésticos.

Human Rights Watch entrevistó a trabajadores domésticos en Kuwait que habían sido llevados a Arabia Saudita por sus empleadores en contra de su voluntad, pero que más tarde regresaron con sus empleadores.