Skip to main content

Túnez trata de silenciar a Human Rights Watch

Policía impide entrada a periodistas a presentación de informe

(Túnez) - Las autoridades tunecinas impidieron a periodistas asistir a una reunión informativa de Human Rights Watch para presentar un informe crítico del Gobierno, Human Rights Watch señaló hoy. El 22 y 23 de marzo de 2010, las autoridades dijeron que no permitirían a Human Rights Watch celebrar el evento, pero no presentó ninguna base jurídica para la decisión.

Human Rights Watch siguió adelante y presentó públicamente “A Larger Prision: Repression of Former Political Prisioners in Tunisia” (Una prisión más grande: La represión de ex presos políticos en Túnez), pero policías vestidos de civil impidieron físicamente a periodistas y abogados de activistas de derechos humanos llegar a la presentación. Sólo un diplomático y tres activistas de derechos humanos pudieron llegar al evento, que fue también una teleconferencia, para presentar las conclusiones de Human Rights Watch de que las medidas de Túnez contra los ex presos políticos parecen destinadas a garantizar que los disidentes no puedan reanudar una vida normal una vez en libertad.

"El intento del Gobierno de Túnez de prohibir a Human Rights Watch celebrar una conferencia de prensa muestra una inquietante falta de respeto a la libertad de expresión", dijo Sarah Leah Whitson, directora de Oriente Medio y Norte de África para Human Rights Watch. "¿Quién es libre de hablar en Túnez cuando el Gobierno trata de silenciar una organización internacional de derechos humanos?"

El 22 de marzo, el ministro de Comunicaciones, Oussama Romdhani, dijo a Human Rights Watch que el Gobierno no quería que la conferencia de prensa se llevara a cabo. Funcionarios de los ministerios de Interior y de Justicia dijeron que no permitirían la presentación del informe ya que "daña la reputación de Túnez y es unilateral y sesgado". Algunos periodistas recibieron llamadas telefónicas de las autoridades comunicándoles que el evento de Human Rights Watch estaba prohibido.

Varios hoteles en Túnez que habían previamente ofrecido a Human Rights Watch las tarifas por habitación para la presentación retiraron sus ofertas. Una suite de hotel reservada por Human Rights Watch el 23 de marzo se inundó tres horas después de que el personal de Human Rights Watch se registró y se retiró para cenar, y el hotel no pudo ofrecer otra habitación a Human Rights Watch. Como resultado, el evento fue cambiado a las oficinas de un bufete de abogados de Túnez.

Policías vestidos de civil a pie, en motocicletas y en coches han seguido abierta y regularmente al personal de Human Rights Watch durante su estancia en Túnez. Al menos seis agentes de seguridad vestidos de civil patrullaban la calle afuera de la oficina legal y registraron el número de matrículas de los coches estacionados en las proximidades.

El informe de 42 páginas documenta la gama de medidas represivas, muchas de ellas arbitrarias, que las autoridades tunecinas imponen a los ex prisioneros. Estas incluyen una estrecha vigilancia y supervisión, denegación de pasaportes, amenazas de volver a arrestar a quienes hablen sobre los derechos humanos o la política, y restricciones a la circulación. En julio de 2009, Human Rights Watch escribió a los ministros de Interior y de Justicia presentando un resumen detallado de los resultados del informe y solicitó comentarios o correcciones, pero no recibió respuesta. El Gobierno ahora se queja de que sus puntos de vista no se reflejan en el informe.

Human Rights Watch previamente celebró conferencias de prensa en Túnez en 2004 y 2005, sin incidentes. En el último año, Human Rights Watch ha celebrado numerosas conferencias de prensa en la región, incluso en Bahrein, Egipto, Israel, Irak, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Marruecos, los Emiratos Árabes Unidos y Yemen.

"Es decepcionante que el espacio para la libertad de expresión está visiblemente en disminución en Túnez", dijo Whitson. "El Gobierno ni siquiera trata de ocultar su fuerte injerencia en nuestro evento, una señal preocupante de cómo Túnez se siente con derecho de silenciar a todo aquel que se atreva a criticar su historial."

Los periodistas que afirmaron que la policía les impidió llegar al evento incluyen Khechana Rachid y Mohamed Hamrouni de al-Mawqif, un semanario de oposición, Lotfi Hidouri de al-Quds, y Slim Boukhdir del diario egipcio Al-Masriyoun.

Your tax deductible gift can help stop human rights violations and save lives around the world.