Ucrania somete a los inmigrantes y a la gente buscando asilo a abusos, incluyendo prolongadas detenciones en pésimas condiciones, a violencia, robo y extorsión, y, en algunos casos, a retornos forzados para enfrentar tortura o persecución, señaló Human Rights Watch en un nuevo reporte lanzado hoy. El problema está siendo exacerbado por la presión de la UE sobre Ucrania, en orden a impedir la entrada de inmigrantes a la UE desde su territorio y a aceptar el retorno de todos aquellos que logran ingresar a la UE. Se espera que la inmigración sea un punto relevante a tratar en la cumbre de mañana entre la UE y Ucrania, en Kiev. “Ucrania es fallando todas las pruebas cuando se trata de proteger los derechos de los inmigrantes,” expresó Holly Cartner, Directora de Human Rights Watch para Europa y Asia Central “Pero a menos que la UE pare de presionarla para que reciba de vuelta más y más inmigrantes, y empiece a ayudarla a dirigir estos serios problemas, simplemente no le será posible a Ucrania solucionar el problema. El reporte de 77 páginas “En los márgenes –Ucrania: Violaciones contra los derechos de los inmigrantes y de los que buscan asilo en la nueva frontera del este de la UE,” documenta la rutinaria detención de inmigrantes y de los que buscan asilo en pésimas condiciones----incluyendo un severo hacinamiento, inadecuadas ropas de vestir y cama, y un casi inexistente acceso a aire fresco, ejercicio y tratamiento médico----y el abuso físico, hostigamiento verbal, robo y extorsión sufrida por aquellos que estás detenidos. Los detenidos normalmente no tienen acceso a un abogado y no pueden solicitar su liberación. El sistema de asilo casi no funciona, llevando a un retorno forzado de gente a países donde pueden ser objeto de persecución y tortura. El reporte también documenta el uso de acuerdos de retorno entre Ucrania y sus vecinos de la UE para retornar sumariamente a los inmigrantes y buscadores de asilo a Ucrania, sin determinar previamente si necesitan protección como refugiados o en el campo de los derechos humanos. Dentro de ellos, los chechenos son particularmente vulnerables, siendo abusados por la policía y forzados a volver a Rusia, pese al riesgo de persecución que enfrentan en ese país. Aunque los ciudadanos rusos no requieren de visas para ingresar a Ucrania, a los chechenos se les impide ingresar en la frontera, salvo que paguen una coima. A aquellos que son detenidos en Ucrania tratando de entrar a la UE se les niega la posibilidad de asilo. Ningún checheno ha sido reconocido como refugiado en Ucrania. En palabras de una mujer chechena entrevistada por Human Rights Watch, “Ellos no nos consideran seres humanos.” La ampliación de marzo de 2004 llevó a Ucrania a la frontera con la Unión Europea. Ucrania enfrenta ahora presión tanto en su frontera este como oeste. El número de inmigrantes y personas buscando asilo tratando de alcanzar el territorio de la UE por el este sigue en aumento. Al mismo tiempo, el gobierno de Kiev enfrenta la presión de la UE para aceptar el cada día más grande número de inmigrantes y de personas que no lograron el anhelado asilo en la UE –lo que aumentará una vez alcanzado el acuerdo sobre un mecanismo que permitiría a la UE el uso los retornos forzados—y la presión de para reforzar la frontera común. Agregado al legado comunista e instituciones débiles, el resultado es un sistema que prácticamente no funciona respecto del manejo de los inmigrantes y buscadores de asilo. “Ucrania enfrenta un circulo vicioso,” dijo Cartner. “Al querer vínculos más cercanos con la UE, es naturalmente sabio cooperar en temas de inmigración. Pero dicha cooperación está exacerbando aun más su pobre desempeño en inmigrantes, poniendo en riesgo dichos vínculos” El reporte se basa en entrevistas de más de 150 inmigrantes y buscadores de asilo en Ucrania y sus vecinos de la UE, como Polonia, Eslovaquia y Hungría. El reporte concluye que Ucrania no es un país seguro, respecto del retorno de inmigrantes nacionales-extranjeros, careciendo de una mejora significante en lo referido a derechos humanos y capacidad de proteger a los refugiados. La Unión Europea tiene un rol crucial que jugar si quiere que esos cambios ocurran. El reporte contiene recomendaciones para el gobierno de Ucrania y de la Unión Europea: El gobierno de Ucrania debe: Ajustar sus leyes referidas a inmigrantes y buscadores de asilo a las exigencias internacionales. Hacer posible inmediatamente para cada persona solicitando asilo el presentar una petición y el no ser removida hasta que dicha petición sea decidida. Implementar y desarrollar estrictos marcos sobre las condiciones de detención y dar a los detenidos el derecho a solicitar su liberación. La Unión Europea debe: Condicionar la implementación del acuerdo sobre retornos entre la UE y Ucrania al establecimiento de una serie de estándares, incluyendo el acceso a asilo, mejoras legislativas y mejora de las condiciones de recepción y detención en Ucrania. Abstenerse de enviar de regreso a Ucrania a inmigrantes y buscadores de asilo hasta que haya evidencia suficiente de que los parámetros se han cumplido. Asegurar que cualquier iniciativa futura de la UE en relación a Ucrania no será usada para justificar la exclusión de la UE de buscadores de asilo que transitan a través de Ucrania o la remoción sumaria de ellos del territorio de la UE sin haber determinado previamente sus necesidades de protección. Para informarse sobre el trabajo de Human Rights Watch en esta área, favor de ver: https://www.hrw.org/doc/?t=refugees&document_limit=0,2