Con la excarcelación de tres disidentes el gobierno cubano debe continuar liberando a los demás presos políticos. Los tres disidentes obtuvieron una licencia extrapenal y fueron excarcelados esta mañana.

"Dejar en libertad a estos tres presos políticos cubanos es una medida positiva, pero muchos más siguen encarcelados en violación a sus derechos fundamentales", señaló José Miguel Vivanco, Director Ejecutivo de la División de las Américas de Human Rights Watch. "Exigimos a las autoridades cubanas para que los pongan a todos en libertad", agregó.

Los disidentes excarcelados — Oscar Espinosa Chepe, Marcelo Manuel López Bañobre y Margarito Broche Espinosa — fueron enjuiciados en abril de 2003 dentro de una campaña masiva de represión política. Las condenas de prisión que les impusieron oscilan entre 15 y 25 años.

Durante la campaña de represión de abril de 2003, 75 acusados fueron juzgados y condenados, y ninguno resultó absuelto. Los imputados fueron acusados de "actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado", y de apoyar la política estadounidense contra Cuba. Fueron procesados mediante el denominado juicio sumarísimo, un proceso que supuestamente sólo se aplica en "circunstancias excepcionales".

En términos de garantías procesales, los juicios de abril de 2003 fueron una farsa. Los acusados en muchos casos no vieron a sus abogados antes del juicio, y los abogados contaron con un tiempo muy limitado para preparar la defensa. Los procesos estuvieron cerrados a los observadores externos.

Durante los últimos meses, las autoridades cubanas han dejado en libertad a 7 de los 75 disidentes por razones de salud. Con las excarcelaciones recientes 65 de los 75 detenidos siguen en prisión, entre ellos Raúl Rivero, un destacado poeta y periodista que cumple condena de 20 años.

Human Rights Watch lamentó el hecho de que se concedieran licencias extrapenales a los disidentes en lugar de la libertad incondicional.

"Al concederles tan sólo una licencia extrapenal, el gobierno cubano deja abierta la posibilidad de devolver a la cárcel a los disidentes para que cumplan sus condenas en el futuro", señaló Vivanco. "Es una manera de intimidarlos para que no ejerzan sus derechos fundamentales", agregó.

A pesar de la reciente serie de excarcelaciones, otros disidentes continúan siendo juzgados y condenados por sus actividades políticas legítimas. Por ejemplo, en septiembre pasado el dirigente del Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, René Montes de Oca, fue condenado a ocho meses de prisión por el delito de "desacato".

Se cree que los siguientes presos han sido excarcelados esta mañana:

  • Óscar Espinosa Chepe, periodista independiente y ex economista del gobierno cubano, cumplía una condena de 20 años.
  • Marcelo Manuel López Bañobre, miembro de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, cumplía una sentencia de 15 años.
  • Margarito Broche Espinosa, fundador de la Asociación Nacional de Balseros, con sede en la parte central del norte de Cuba, cumplía una condena de 25 años.