Un pronunciamiento conjunto presentado por Perú, en representación de 53 estados, en la Sesión 38° del Consejo de Derechos Humanos expresó preocupación sobre la crisis de derechos humanos y humanitaria en el país e instó a que continuara la evaluación de la situación por parte de la Oficinal del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. El Consejo de Derechos Humanos debería en esta sesión adoptar una resolución que asegure que continúe el monitoreo de la Oficina y que se discutan sus informes en el marco del Consejo para que se adopte una respuesta apropiada ante el deterioro de la situación en Venezuela.