Los gobiernos deberían prohibir de manera preventiva el uso de armas completamente autónomas, debido al peligro que suponen para los civiles en los conflictos armados, indicó Human Rights Watch. Estas armas del futuro, que algunos llaman “robots de combate”, estarán preparadas para seleccionar y atacar objetivos sin intervención humana.