Dos niños de 13 años de edad excavan en busca de oro en una mina de pequeña escala en la región de Mbeya, Tanzania.

© 2013 Justin Purefoy for Human Rights Watch.

Cada teléfono celular, cada computadora, incluye únicamente una pequeña cantidad de oro sin embargo,  la industria de la electrónica es tan amplia, que este sector termina consumiendo más del seis por ciento del oro que se produce en todo el mundo, según estadísticas del Consejo Mundial del Oro.

Lo lamentable es que los cinco fabricantes mayores de teléfonos inteligentes del mercado europeo - Samsung, Apple, Research in Motion, Nokia y HTC - no pueden garantizar que no están empleando el oro que se extraer con mano de obra infantil, según un nuevo reporte realizado por un grupo de investigadores de Dinamarca.

Esta noticia es preocupante.

Según lo documentado por Human Rights Watch, la mano de obra infantil y el peligro que encaran los menores es común en la minería de oro a pequeña escala en países como Malí, Ghana y Tanzania. Los niños arriesgan la vida mientras trabajan bajo tierra en minas inestables, llevan pesadas cargas o trituran  rocas. Los menores emplean regularmente elementos altamente tóxicos como el mercurio para separar el oro del mineral.

En Malí, conocí a “Mohamed” quien me contó que tenía 12 años y que había abandonado la escuela para dedicarse a la minería donde trabaja desde hace años. Mohamed me detalló su trabajo: “Cuando sales de la mina y llegas a casa, te duele todo, sobre todo el pecho y la espalda." Mohamed utiliza mercurio, el cual obtiene a través de un comerciante local, pero no era consciente de los riesgos para la salud que conlleva ese metal. El niño recuerda que en día, mientras trabajaba en la mina, bajó 30 metros por una de las profundas brechas de la mina cuando uno de los pozos se derrumbó sepultando a varios de sus compañeros quienes tuvieron que ser rescatados.

Al menos Mohamed logró salvar su vida. Un niño minero de Ghana, de nombre Abroso, no corrió con la mimas suerte. Abroso tenía 17 años cuando perdió la vida en abril de este año, luego de que un muro de la mina en la que trabajaba se derrumbara. Su tía me mostró su fotografía – Abroso era un menor de rostro joven y feliz.

A lo largo de la cadena de suministro de oro, la empresas tienen la responsabilidad de asegurarse de que ninguna fragmento del oro que compran ha sido minado por  niños. En los últimos años, las empresas han realizado grandes esfuerzos para evitar la compra de "oro conflictivo", pero han prestado poca atención a la cuestión del trabajo infantil. El nuevo informe pone de relieve esta importante obligación y expone los restringidos procedimientos de diligencia debida que emplean las empresas - son marcas líderes que no pueden indicar si el oro se obtiene en Ghana o Malí, donde el trabajo infantil en la minería de oro a pequeña escala es común.

Si queremos que nuestros teléfonos inteligentes están libres del trabajo infantil, los productores deben desarrollar una debida diligencia más inteligente, con capacidad de rastrear todas las etapas de suministro hasta llegar al origen de la procedencia del oro: la mina.