Las políticas del gobierno de Trump podrían agravar las condiciones ya precarias que enfrentan los trabajadores del sector de empaque de productos cárnicos en Estados Unidos.