La condena en Guinea Ecuatorial de 112 acusados el 31 de mayo de 2019 fue un proceso judicial marcado por violaciones a las garantías del debido proceso, que incluyó la obtención de confesiones mediante tortura, representa una grave violación de las garantías de justicia, señaló hoy Human Rights Watch al divulgar un video sobre el juicio.

El Centro de Derechos Humanos de la American Bar Association, en el marco del Proyecto TrialWatch de Clooney Foundation for Justice, envió a cinco investigadores para observar el juicio. A partir de las notas de los estos investigadores, Juan Méndez, ex Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la tortura y miembro de la Junta Consultiva de TrialWatch, elaboró un informe preliminar de carácter público en el que se describe un extensísimo repertorio de abusos, como confesiones obtenidas mediante coerción y violaciones del debido proceso antes del juicio y durante este. El video incluye entrevistas con Méndez y con dos abogados que estuvieron presentes como observadores durante el juicio.