Florida no brinda servicios básicos de VIH a muchas mujeres transgénero, lo que pone en riesgo su salud y contribuye a que exista en el estado una epidemia de VIH sin control. Los funcionarios federales y de Florida con competencia en temas de VIH hablan habitualmente sobre la importancia de llegar a grupos de “alto riesgo”, como las mujeres transgénero. Human Rights Watch investigó si la realidad en el terreno coincide con la retórica, y comprobó que no es así.