El 31 de mayo de 2017, la Organización de Estados Americanos realizará una reunión de consulta de ministros de relaciones exteriores para abordar la situación en Venezuela. En la reunión, la región debe presionar al gobierno de Maduro para que cese la represión, libere a los presos políticos, celebre elecciones libres y justas, reestablezca la independencia judicial y los poderes de la Asamblea Nacional, y permita que llegue suficiente asistencia internacional humanitaria al país.