California presiona a los más pobres, a los que no pueden pagar una fianza, para que se declaren culpables y con ello puedan librarse de la cárcel. El sistema de fianzas y la detención preventiva origina también un encarcelamiento innecesario de personas inocentes y socava la justicia para todos.