El gobierno indio debe mejorar la protección de los menores contra el abuso sexual como parte de los esfuerzos más amplios de reforma, después de la violación y asesinato de una estudiante en Nueva Delhi en diciembre de 2012.