(Nueva York) – Treinta lugares emblemáticos serán iluminados de azul el 10 de diciembre de 2018 para celebrar el Día de los Derechos Humanos y el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, anunció hoy Human Rights Watch. Desde Nueva York a Beirut y desde Santiago a Sídney, la iluminación del mundo en azul destacará los principios fundamentales de la dignidad humana que afirma la Declaración Universal y por cuya defensa Human Rights Watch trabaja todos los días.

“Este es un momento desafiante para los derechos humanos, pero mientras los autócratas y quienes violan los derechos siguen acaparando los titulares, están generando una poderosa resistencia”, dijo Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch. “Estamos orgullosos de desempeñar un papel destacado en esta revitalizada defensa de los derechos y los principios de la verdad, la dignidad y la justicia que los sustentan”.

Cada año, el 10 de diciembre, países de todo el mundo celebran la adopción en 1948 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El documento clave proclama los derechos inalienables a la vida y la libertad; la libertad ante la esclavitud y la tortura; la libertad de opinión, expresión y religión; el derecho al trabajo y la educación, y muchas más protecciones a las que todo el mundo tiene derecho, sin discriminación.

Desde 2013, el mundialmente famoso edificio Empire State, sede principal de Human Rights Watch, se ha iluminado con el distintivo azul de la organización para conmemorar el Día de los Derechos Humanos. Este año, también brillarán de azul las siguientes construcciones emblemáticas en todo el mundo:

  • Flinders Street Station, Melbourne (Australia)
  • Biblioteca Estatal de NSW, Sídney (Australia)
  • International Towers en Barangaroo, Sídney (Australia)
  • Ayuntamiento de Bruselas y Grand Place, Bruselas (Bélgica)
  • Torre de Montreal, Montreal (Canadá)
  • Torre CN, Toronto (Canadá)
  • Cartel 3D de Toronto, Toronto (Canadá)
  • Estadio BC Place, Vancouver (Canadá)
  • Centro de Convenciones de Vancouver, Vancouver (Canadá)
  • Gran Torre Santiago, Santiago (Chile)
  • Ministerio de Exteriores de Dinamarca, Copenhaguen (Dinamarca)
  • Paulskirche, Frankfurt (Alemania)
  • Tollwood Festival, Múnich (Alemania)
  • Museo Nacional de Beirut, Beirut (Líbano)
  • Palacio de la Paz, La Haya (Países Bajos)
  • Fundación Qatar, Doha (Qatar)
  • Sheraton Grand Doha Resort & Convention Hotel, Doha (Qatar)
  • Museo de Arte Islámico, Doha (Qatar)  
  • Ministerio del Interior, Doha (Qatar)
  • Ministerio de Asuntos Exteriores, Doha (Qatar)
  • Jet d’Eau, Ginebra (Suiza)
  • Centro John Hancock, Chicago (EE.UU.)
  • La Torre de la Libertad del Miami Dade College, Miami (EE.UU.)
  • Edificio Empire State, Nueva York (EE.UU.)
  • The Capital Wheel, Washington DC (EE.UU.)
  • The Coca-Cola London Eye, Londres (Reino Unido)
  • Somerset House, Londres (Reino Unido)
  • El ayuntamiento de San Francisco, San Francisco (EE.UU )

Human Rights Watch es una organización internacional independiente, fundada en 1978, ampliamente reconocida por llevar a cabo investigaciones precisas, informar de manera imparcial y realizar acciones de incidencia específicas, a menudo en asociación con organizaciones locales de derechos humanos. Los 480 miembros de la organización trabajan en todo el mundo para alcanzar la meta de eliminar las violaciones de derechos humanos investigando y denunciando abusos de manera exhaustiva e imparcial, exigiendo cambios en las políticas que mejoren los derechos humanos e intentando llevar a los responsables ante la justicia. Human Rights Watch no recibe fondos de gobiernos.

La modalidad tradicional de investigación sobre el terreno, combinada con nuevas tecnologías y acciones innovadoras de incidencia, contribuyen a que Human Rights Watch se mantenga siempre a la vanguardia en la promoción del respeto por los derechos humanos a nivel global desde hace más de 40 años.

“Iluminar estos edificios icónicos es una poderosa manera de simbolizar que los valores de la libertad y la dignidad que sustentan la causa de los derechos humanos continúan brillando con fuerza”, dijo Roth. “Es un llamado a la acción y un recordatorio de que a pesar de este periodo oscuro, los defensores de los derechos humanos, la democracia y el Estado de derecho están ganando batallas clave por las que vale la pena luchar”.