US President Barack Obama.

© 2009 Reuters

(Washington, DC) - En sus primeros cien días en el cargo, el Presidente Barack Obama ha realizado importantes avances en la reforma de las abusivas políticas antiterroristas del gobierno de Bush, pero su administración también ha cometido algunos errores graves, señaló Human Rights Watch en un documento informativo publicado hoy. 

El documento "A Report Card on the Obama Administration's First 100 Days" (Calificación de los primeros cien días del gobierno de Obama) evalúa las reformas del Presidente Obama, analiza sus errores y brinda recomendaciones sobre lo que queda por hacer. 

"El Presidente Obama tuvo un gran comienzo al dictar órdenes ejecutivas para el cierre de Guantánamo y la prohibición de las cárceles de la CIA en su segundo día en el cargo", señaló Joanne Mariner, directora de terrorismo y antiterrorismo en Human Rights Watch. "Sin embargo, el hecho de que su gobierno no rechazara los fundamentos de la ‘guerra contra el terror' de la era Bush fue tremendamente decepcionante", agregó.

Según Human Rights Watch, algunos de los principales logros de este gobierno son las órdenes ejecutivas para el cierre de las cárceles secretas de la CIA, la aplicación de la prohibición de la tortura y otras formas de maltrato, y el plazo de un año para el cierre del centro militar de detención de la Bahía de Guantánamo. 

Human Rights Watch recibió con satisfacción la publicación de cuatro memorandos legales del Departamento de Justicia sobre los abusos en los interrogatorios durante la era Bush, e instó a Obama a que garantice la exigencia de responsabilidades a los responsables de autorizar la tortura.

Human Rights Watch criticó al gobierno por un documento judicial presentado el 13 de marzo en el que alega tener autoridad para arrestar en cualquier parte del mundo a sospechosos de apoyar o estar afiliados a Al Qaeda o los talibanes, a los que puede mantener indefinidamente bajo custodia militar.

"Una prueba importante para el gobierno será cómo se cierre Guantánamo", señaló Mariner. "El cierre de Guantánamo significará muy poco si se trata simplemente de trasladar a los detenidos al territorio de Estados Unidos y recluirlos indefinidamente sin juicio", agregó.

Human Rights Watch señaló que la decisión del gobierno de Obama de prohibir las prácticas abusivas redundará en favor de la lucha contra el terrorismo porque mejorará la posición de Estados Unidos para obtener la cooperación de gobiernos extranjeros en dicha lucha. Los abusos cometidos durante la era Bush en Guantánamo, Abu Ghraib y otros lugares sirven de gran ayuda para los reclutadores de terroristas, señaló Human Rights Watch.