(Nueva York, 9 de enero de 2019) – Los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad en Venezuela han detenido y torturado a militares acusados de conspirar contra el gobierno, señalaron hoy Human Rights Watch y la organización no gubernamental venezolana Foro Penal. Las autoridades también han detenido y torturado a familiares de algunos presuntos implicados para intentar averiguar dónde se encontraban. Algunos detenidos sufrieron abusos aberrantes que constituyen tortura, como violentas golpizas, asfixia y descargas eléctricas para obligarlos a aportar información sobre supuestas conspiraciones. Las organizaciones analizaron 11 casos de 2018 que afectan a 29 personas, y un caso de 2017. En la mayoría de los casos, las detenciones las realizaron miembros de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) o el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).