Miles de niños y adultos con discapacidad en Brasil son confinados innecesariamente en instituciones donde pueden sufrir abandono y abusos, señaló Human Rights Watch en un informe publicado hoy. Brasil debería dar prioridad a brindar apoyo a las personas con discapacidad para que vivan de forma independiente y en sus comunidades, en lugar de en instituciones.

El informe de 83 páginas “‘They Stay Until They Die’: A Lifetime of Isolation and Neglect in Institutions for People with Disabilities in Brazil” (“‘Se quedan hasta que mueren’: Una vida de aislamiento y abandono en instituciones para personas con discapacidad en Brasil”), reveló que muchas personas con discapacidad ingresan en instituciones cuando son niños y permanecen allí durante toda su vida. La mayoría de estas residencias visitadas por los investigadores de Human Rights Watch cubrían apenas las necesidades básicas de las personas, como la alimentación y la higiene, proporcionando escaso contacto con la comunidad y pocas oportunidades para el desarrollo personal. Algunos residentes son atados a sus camas y se les administra sedantes para controlarlos.