La campaña presidencial estadounidense fue un proceso sumamente desagradable, y gran parte de la retórica estuvo marcada por racismo, misoginia y xenofobia. Sin embargo, gobernar es algo totalmente distinto.