El cambio representaría un retroceso para los menores en el país
24 de Enero de 2014
“El trabajo infantil perpetúa el ciclo de pobreza. Reducir la edad mínima laboral es una medida contraproducente y que se aparta de la tendencia en el resto del mundo.”
Jo Becker, directora de defensa de los derechos del niño de Human Rights Watch.

El gobierno boliviano debería rechazar propuestas que pretenden reducir la edad mínima laboral a menos de 14 años, señaló hoy Human Rights Watch. El presidente Evo Morales expresó recientemente su apoyo a las propuestas de un sindicato de trabajadores infantiles y adolescentes que aspiran a abolir la edad mínima para el “trabajo independiente” y fijarla en 12 años para todos los demás trabajos.

El parlamento debate actualmente un nuevo proyecto de ley sobre derechos infantiles, que ratifica la edad mínima actual de 14. Tras las manifestaciones organizadas por Unatsbo, la Unión de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Bolivia, la presidenta del Senado, Gabriela Montano, aceptó evaluar la posibilidad de incorporar cambios al proyecto.

“El trabajo infantil perpetúa el ciclo de pobreza”, observó Jo Becker, directora de defensa de los derechos del niño de Human Rights Watch. “Reducir la edad mínima laboral es una medida contraproducente y que se aparta de la tendencia en el resto del mundo”.

El 24 de enero, Human Rights Watch se sumó a Global March against Child Labor (Marcha Global contra el Trabajo Infantil) y Anti-Slavery International organizaciones internacionales que enviaron una carta al presidente Morales, en la cual expresaron su repudio a la posibilidad de que se rebaje la edad mínima laboral. La carta indicaba que tal decisión sería contraria a los compromisos internacionales asumidos por Bolivia y resultaría perjudicial para la economía del país.

La Organización Internacional del Trabajo informó en octubre de 2013 que los índices globales de trabajo infantil se habían retraído un 30 por ciento desde 2000. En América Latina, la cantidad de niños que trabajan se redujo de 14,1 millones a 12,5 millones entre 2008 y 2012. Según se ha informado, en Bolivia existen 850.000 menores que trabajan.

La reducción del trabajo infantil se atribuye a diversos factores, indicó Human Rights Watch, incluido un mayor acceso a educación, el fortalecimiento de los esquemas de protección social, como el programa boliviano de transferencias monetarias Juancito Pinto, y una legislación y supervisión rigurosas.

Bolivia es uno de los 166 países que han ratificado el Convenio Internacional del Trabajo N.° 138 sobre la edad mínima de admisión al empleo. El convenio estipula una edad mínima de 15 años. Los países cuya economía y medios de educación no hayan alcanzado un desarrollo suficiente podrán, si se cumplen ciertas condiciones, establecer inicialmente una edad mínima de 14 años.

“Es común que familias de bajos recursos envíen a sus hijos a trabajar por necesidad, pero estos niños no reciben educación formal y tienen mayores probabilidades de desempeñar trabajos mal remunerados durante toda su vida adulta”, indicó Becker. “El gobierno boliviano debería apostar por políticas y programas que permitan erradicar el trabajo infantil, en vez de perpetuarlo”.