Autoridades intentan bloquear la presentación del informe sobre asesinatos masivos ilegítimos en El Cairo
11 de Agosto de 2014
Viajamos a Egipto para dar a conocer un informe serio sobre un tema grave que merece una formal atención por parte del gobierno egipcio. En lugar de prohibir el ingreso de los mensajeros a Egipto, las autoridades egipcias deberían considerar formalmente nuestras conclusiones y recomendaciones y responder con una acción constructiva.
Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch

(New York) – Las autoridades de Egipto prohibieron el ingreso al país del director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth y la directora de la división de Oriente Medio y África del Norte, Sarah Leah Whitson, el 10 de agosto de 2014. Roth y Whitson viajaron a El Cairo para presentar un informe de Human Rights Watch sobre ejecuciones masivas ocurridos en Egipto durante julio y agosto de 2013.

Cuando Roth y Whitson llegaron al Aeropuerto Internacional de El Cairo las autoridades les prohibieron el ingreso al país sin ofrecer explicación alguna sobre tal decisión. Esta es la primera vez que las autoridades egipcias niegan la entrada a personal de HRW, incluso desde el gobierno de Mubarak.

"Viajamos a Egipto para dar a conocer un informe serio sobre un tema grave que merece una formal atención por parte del gobierno egipcio", dijo Roth. "En lugar de prohibir el ingreso de los mensajeros a Egipto, las autoridades egipcias deberían considerar formalmente nuestras conclusiones y recomendaciones y responder con una acción constructiva."

El informe de 188 páginas, “All According to Plan: The Rab`a Massacre and Mass Killings of Protesters in Egypt,” ("Todo de acuerdo al plan: La masacre de Rab`a y los asesinatos masivos de manifestantes en Egipto"), documenta cómo la policía y el Ejército egipcio emplearon sistemáticamente munición pesada contra manifestantes que se oponían a la ocupación militar el 03 de julio y al derrocamiento del presidente Mohamed Morsi. Los atentados también ocurrieron durante otras seis manifestaciones acontecidas entre julio y agosto de 2013, matando al menos a 1.150 personas, y cómo a un año de los hechos, nadie ha respondido por esas muertes. Human Rights Watch realizó una investigación sobre los homicidios que incluye entrevistas con más de 200 testigos, visitas a cada uno de los lugares de protesta, y la revisión de las imágenes de vídeo, pruebas físicas, y declaraciones de funcionarios públicos.

Human Rights Watch escribió al Ministro del Interior egipcio, a la Oficina del Ministerio Público, el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Embajada en Washington, DC; para instar a las autoridades egipcias a que comunicaran sus opiniones sobre los temas tratados en el reporte. Human Rights Watch también envió cartas de seguimiento el 8 de julio solicitando una reunión con funcionarios durante la visita que estaba prevista para este mes de agosto a Egipto. Copias del informe fueron enviadas a los funcionarios el 6 de agosto, sin embargo, Human Rights Watch no recibió respuestas concretas a ninguna de las peticiones.

"Habíamos compartido nuestro informe referente a los homicidios masivos ilegítimos ocurridos el año pasado en El Cairo con altos funcionarios egipcios y esperábamos sostener reuniones con los representantes para discutir nuestras conclusiones y recomendaciones", dijo Roth. "Sin embargo, parece que el gobierno egipcio no desea hacer frente a la realidad de estos abusos, y mucho menos que los responsables rindan cuentas."

Para leer el resto del comunicado en inglés de clic aquí