Inadecuadas las investigaciones militares internas de Israel
13 de Agosto de 2009
El Ejército israelí es una piedra ante la evidencia de que sus soldados mataron a civiles que agitaban banderas blancas en las zonas que estaban bajo su control y donde no había combatientes palestinos. Estos casos necesitan una investigación exhaustiva e independiente.
Joe Stork, director adjunto de Oriente Medio para Human Rights Watch

(Jerusalén) - Durante la reciente ofensiva de Israel en Gaza, soldados israelíes dispararon ilegalmente y asesinaron a 11 civiles palestinos, entre ellos cinco mujeres y cuatro niños, que estaban en grupos agitando banderas blancas para expresar su estado civil, dijo Human Rights Watch en un informe publicado hoy. El Ejército israelí debe realizar una investigación creíble y a fondo de estas muertes para hacer frente a la cultura prevalente de impunidad, dijo Human Rights Watch.

El informe de 63 páginas, "Muertes por bandera blanca: Homicidios de civiles palestinos durante la Operación Plomo Fundido", se basa en investigaciones sobre el terreno en siete sitios de incidentes en Gaza, incluyendo pruebas balísticas encontradas en la escena, registros médicos de las víctimas, y largas entrevistas con varios testigos - por lo menos tres personas de manera separada para cada incidente.

La Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) declinaron las peticiones reiteradas de Human Rights Watch de una reunión para examinar los casos y no respondieron a las preguntas presentadas por escrito.

"El Ejército israelí es una piedra ante la evidencia de que sus soldados mataron a civiles que agitaban banderas blancas en las zonas que estaban bajo su control y donde no había combatientes palestinos", dijo Joe Stork, director adjunto de Oriente Medio para Human Rights Watch. "Estos casos necesitan una investigación exhaustiva e independiente".

Los 11 civiles muertos y al menos ocho heridos comprenden una pequeña fracción de los más de 1,100 civiles palestinos y combatientes muertos durante lo que Israel llama Operación Plomo Fundido, ocurrida en diciembre de 2008 y enero de 2009. Sin embargo, estas muertes destacan porque los civiles se encontraban en grupos agitando trapos, camisetas o bufandas blancas, y no había combatientes palestinos en la zona en el momento, dijo Human Rights Watch.

Israel ha culpado en repetidas ocasiones a Hamás por la muerte de civiles palestinos durante la operación en Gaza, ya que, dice Israel, Hamás luchó desde zonas pobladas y utilizó a civiles como "escudos humanos" - es decir, utilizó deliberadamente a los civiles a prevenir los ataques contra las fuerzas palestinas. Dos comandantes israelíes han alegado que los combatientes palestinos utilizaron banderas blancas para protegerse de los ataques, pero tampoco proporcionó detalles que permitieran investigar sus afirmaciones. El Ejército israelí rechazó las peticiones de Human Rights Watch para discutir estas denuncias.

En las 11 muertes documentadas en este informe, Human Rights Watch no encontró pruebas de que las víctimas civiles fueron utilizadas por combatientes palestinos como escudos humanos o se les disparó en el fuego cruzado entre fuerzas opuestas. Las víctimas civiles estaban a plena vista y no planteaban ninguna amenaza aparente para la seguridad.

En cada uno de los incidentes, la evidencia indica claramente que, al menos, los soldados israelíes no tomaron todas las precauciones posibles para distinguir entre civiles y combatientes antes de abrir fuego, de acuerdo con las leyes de la guerra. En el peor de los casos, los soldados dispararon deliberadamente contra las personas que eran reconocidas como civiles.

En virtud de las leyes de la guerra, las personas que llevan a cabo u ordenan ataques deliberados contra civiles son responsables de crímenes de guerra.

En un caso documentado en el informe, el 7 de enero en el este de Jabalya, dos mujeres y tres niñas de la familia de Khalid Abd Rabbo estaban paradas frente a su casa después de que un soldado israelí les ordenara salir - al menos tres de ellas sostenían piezas de tela blanca - cuando un soldado cercano a un tanque abrió fuego, matando a dos niñas, de 2 y 7 años de edad, e hiriendo a la tercera niña y a su abuela.

"Pasamos de siete a nueve minutos agitando las banderas, y los veíamos a la cara [a los soldados]", dijo la abuela, quien fue baleada dos veces. "Y de repente abrieron fuego y las niñas cayeron al suelo".

Relatos de testigos, huellas de tanques, una caja de municiones y cubiertas de bala que fueron encontrados en la escena, y un examen de las heridas de la abuela por parte de expertos forenses indican que los soldados israelíes dispararon contra mujeres y niños desarmados e identificables.

En cinco de los siete incidentes detallados en el informe, soldados israelíes dispararon contra civiles que caminaban por la calle con banderas blancas, tratando de salir de las zonas de combate.

El 13 de enero en la aldea de Khuza'a, un soldado israelí disparó y mató a Rawiya al-Najjar, de 47 años, e hirió a su pariente, Jasmin al-Najjar de 23. Las mujeres caminaban en un grupo pequeño en un camino recto durante el día, con al-Najjar Rawiya sosteniendo una bandera blanca, a raíz de las órdenes del Ejército israelí a salir de su barrio después de que Israel tomó control del mismo. Los soldados habían ocupado una casa a 230 metros hacia abajo de la calle, pero aparentemente no efectuó tiros de advertencia para disuadir al grupo conforme se aproximaba.

El Ejército israelí anunció el 29 de julio que estaba investigando cinco incidentes en que soldados israelíes presuntamente mataron a civiles que sostenían banderas blancas, incluyendo al menos dos de los incidentes mencionados en el informe – los casos de 'Abd Rabbo y al-Najjar. Human Rights Watch expresó su esperanza de que Israel lleve a cabo una investigación completa e imparcial de estos incidentes, pero dice que el pobre historial de investigaciones realizadas por Israel hace esta esperanzas poco probables.

El Ejército dijo que estaba realizando "investigaciones de campo" sobre unos 100 incidentes en total que involucraban sus supuestas violaciones de las leyes de la guerra durante la operación es Gaza. Investigaciones sobre el terreno suelen consistir en pedir a soldados que interroguen a otros soldados, sin solicitar ni considerar el testimonio de testigos externos, y considerando las afirmaciones exculpatorias tal cual.