Supervisó hambrunas, ejecuciones y campos de trabajos forzados
19 de Diciembre de 2011
Kim Jong-Il será recordado como el hombre que supervisó una brutal opresión masiva y sistemática que incluyó una disposición para que su gente muriera de hambre. Cuando asuma el liderazgo, Kim Jong-Un debe romper con el pasado y poner los derechos humanos de los norcoreanos en primer plano, no en último.
Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch

Los gobiernos deben marcar la muerte del líder norcoreano Kim Jong-Il con una demanda clara de que el nuevo líder debe elegir un camino de reforma de para la situación abismal de los derechos humanos del país, Human Rights Watch señaló hoy.

Kim Jong-Il ejerció por 17 años control de uno de los gobiernos más cerrados y represivos del mundo. Fue el responsable de la muerte de cientos de miles, y tal vez millones, de norcoreanos a través de una hambruna generalizada prevenible, horribles prisiones y campos de trabajos forzados, y ejecuciones públicas. Se prevé que el gobierno familiar de Kim, iniciado en 1948por su padre, Kim Il-Sung, siga con el hijo de Kim Jong-Il, Kim Jong-Un.

"Kim Jong-Il será recordado como el hombre que supervisó una brutal opresión masiva y sistemática que incluyó una disposición para que su gente muriera de hambre", dijo Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch. "Cuando asuma el liderazgo, Kim Jong-Un debe romper con el pasado y poner los derechos humanos de los norcoreanos en primer plano, no en último".

El legado de Kim Jong-Il incluye la muerte de las decenas de miles de personas que han fallecido en los campos penitenciarios (conocidos como kwanlisos) para supuestos enemigos del Estado, donde hoy se estima que alrededor de 200,000 norcoreanos siguen trabajando y mueren en condiciones de inanición y abuso brutal. En este sistema, los pecados de un miembro de la familia condenan a toda una generación a prisión. Un flujo constante de ex prisioneros que escaparon de Corea del Norte ha relatado a Human Rights Watch y otras organizaciones que incluso los niños nacidos en los campamentos crecen heredando la condición prisioneros de sus padres.

Salir del país sin permiso oficial se considera un acto de traición, castigado con tortura y encarcelamiento, sin embargo, decenas de miles de personas han huido en las últimas dos décadas, y miles más continúan arriesgando sus vidas cada año para escapar.

"Corea del Norte bajo Kim Jong-Il ha sido un infierno de derechos humanos en la tierra", dijo Roth. "Kim Jong-Il gobernó a través del miedo generado por abusos sistemáticos y generalizados de los derechos, en particular ejecuciones arbitrarias, torturas, trabajos forzados y límites estrictos a la libertad de expresión y de asociación".

En su informe final al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas Consejo, Vitit Muntarbhorn, relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en la República Popular Democrática de Corea, debidamente describió la situación de los derechos humanos en Corea del Norte como "terrible y angustiosa" y como sui generis, o en su propia categoría. Crecientes llamados de los gobiernos y organizaciones de la sociedad civil han pedido el establecimiento de una comisión de la ONU de investigación con el fin examinar si se han cometido crímenes contra la humanidad en Corea del Norte.

"La comunidad internacional debe aprovechar este período de transición de poder en Corea del Norte para exigir que el nuevo líder inicie una nueva dirección para el país y cese la represión de sus ciudadanos", dijo Roth. "Presionar a Corea del Norte a cumplir con las demandas de derechos humanos que figuran en la última resolución de la Asamblea General sobre Corea del Norte, y permitir que el relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Corea del Norte visite el país, sería un buen comienzo", afirmó.

More reporting on: