Las exenciones de ayuda del gobierno de Obama socaban la legislación estadounidense
5 de Octubre de 2011
Los países que siguen utilizando a niños soldados no tomarán en serio el acabar con esta práctica hasta que vean que Estados Unidos se toma en serio la retención del dinero. Estas exenciones a la ayuda militar muestran una falta de liderazgo y un desprecio por la ley estadounidense.
Jo Becker, defensora de los derechos del niño de Human Rights Watch

(Nueva York) - El gobierno de Estados Unidos debe revertir su decisión de continuar la ayuda militar a los gobiernos que utilizan a niños soldados, señaló hoy Human Rights Watch. El 4 de octubre de 2011, el gobierno de Obama anunció exenciones a la Ley de Prevención de Niños Soldados para permitir la ayuda militar a Chad, la República Democrática del Congo y Yemen, a pesar de su uso continuo de niños en sus fuerzas armadas.

"Los países que siguen utilizando a niños soldados no tomarán en serio el acabar con esta práctica hasta que vean que Estados Unidos se toma en serio la retención del dinero", dijo Jo Becker, defensora de los derechos del niño de Human Rights Watch. "Estas exenciones a la ayuda militar muestran una falta de liderazgo y un desprecio por la ley estadounidense".

Ley de Prevención de Niños Soldados de 2008 prohíbe que el Gobierno de Estados Unidos proporcione financiamiento militar extranjero, entrenamiento militar y varios otros tipos de ayuda militar a los gobiernos que utilizan a niños soldados. En junio, el Departamento de Estado determinó que seis gobiernos utilizaban a niños soldados en sus fuerzas armadas o milicias aliadas: Birmania, Chad, la República Democrática del Congo, Sudán, Somalia y Yemen. De los seis, todos menos Birmania y Sudán recibían ayuda militar de Estados Unidos.

La Ley de Prevención de Niños Soldados entró en vigor en 2010. El presidente Barack Obama emitió exenciones en octubre para permitir que cuatro países afectados - Chad, RDC, Sudán y Yemen - continuaran recibiendo ayuda militar, afirmando que estos países estaban "sobre aviso" y necesitaban tiempo para atender sus problemas con niños soldados. La nueva decisión del Presidente permite a tres de los mismos países recibir ayuda continua.

En Sudán, el cuarto país, el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán, que continúa utilizando a niños soldados, es ahora el ejército de Sudán Meridional, país que obtuvo su independencia en julio y que recibe ayuda militar de Estados Unidos. Pero el gobierno dice que la ley no aplica a Sudán Meridional, puesto que este país se independizó después de que el Departamento de Estado diera a conocer su lista.

El gobierno de la República Democrática del Congo seguirá recibiendo entrenamiento militar estadounidense y otros tipos de asistencia, a pesar de que cuenta con cientos de niños soldados en sus fuerzas armadas y se ha negado a cooperar con las Naciones Unidas en el establecimiento de un plan oficial de desmovilización. Algunos comandantes del ejército han bloqueado activamente los esfuerzos para desmovilizar a los niños de sus unidades. Oficiales conocidos por reclutar a niños soldados - como Bosco Ntaganda, quien es buscado por la Corte Penal Internacional - han sido ascendidos de puesto y se desempeñan abiertamente en altos comandos del ejército.

El gobierno está reteniendo aproximadamente 1.3 millones de dólares en financiamiento militar extranjero a la RDC hasta que su gobierno cumpla con ciertos criterios, incluyendo la firma de un plan de acción de la ONU para poner fin a su utilización de niños soldados, facilitar a los inspectores de la ONU acceso a instalaciones militares, y quitar de sus puestos a los comandantes que recluten a niños como soldados y llevarlos a juicio. Las nuevas exenciones permitirán la continuidad de otro tipo de asistencia aplicable, incluida la formación militar.

"Las condiciones para la RDC son un paso positivo, pero otros países con niños soldados están recibiendo dinero de los contribuyentes sin condiciones", dijo Becker. "El gobierno debe suspender la ayuda militar hasta que estos países logren un progreso real".

En Yemen, apenas en agosto pasado, Human Rights Watch observó a niños soldados sirviendo como parte de la Central de Seguridad, una unidad paramilitar de élite, y Seguridad General, una fuerza policial en Sanaa. Human Rights Watch también observó en agosto a niños soldados entre las filas de la Primera División Blindada del ejército, que pasó a formar parte de la oposición en marzo. Los agentes de la Primera División Blindada dijeron a Human Rights Watch que, a pesar de que la unidad aún estaba alineada con el gobierno, había reclutado a niños de 15 años de edad o incluso menores. Este año, el Departamento de Estado ha pedido a 35 millones de dólares en financiamiento militar extranjero para Yemen. La Casa Blanca emitió una exención total de los fondos para Yemen, sin condición alguna, a pesar de la volatilidad de la situación actual en este país que expone a los niños a riesgos permanentes de reclutamiento.

De los cuatro países que recibieron exenciones el año pasado, sólo Chad tiene un acuerdo con las Naciones Unidas para desmovilizar a sus niños soldados, firmado en junio. El gobierno dice que está "restableciendo" la ayuda a Chad este año, a pesar de que no se le retuvo ninguna ayuda el año pasado.

En Somalia, los niños han sido utilizados por el Gobierno Federal de Transición (GFT) y su milicia aliada, incluso para dotar de personal a los puestos de control militar. El GFT va a recibir más de 50 millones de dólares en ayuda para el mantenimiento de la paz. La ayuda para el mantenimiento de la paz no está prohibida por la Ley de Prevención de Niños Soldados, aunque una iniciativa para agregarla a la lista de programas de asistencia prohibidos se encuentra pendiente de aprobación en el Congreso. La Casa Blanca podría retener la ayuda como una medida política para fomentar reformas, pero aparentemente ha elegido no hacerlo.

Los gobiernos que utilizan a niños soldados están a punto de recibir más de 200 millones de dólares en ayuda militar estadounidense para el año fiscal 2012, que comenzó el 1 de octubre. Solo una parte de estos fondos están prohibidos por la Ley de Prevención de Niños Soldados.

"El gobierno de Obama se ha negado incluso a hacer pequeños recortes a la ayuda militar que ofrece a los gobiernos que explotan a niños como soldados", dijo Becker. "Los niños están pagando el precio de su falta de liderazgo".