Más de 260 millones de niños y niñas están sin escolarizar en todo el mundo. La discriminación de los grupos marginados por parte de docentes y otros alumnos, las largas distancias a las escuelas, las tasas escolares formales e informales y la ausencia de una educación inclusiva son algunas de las principales causas. Millones de personas dejan de ir a la escuela para trabajar largas jornadas, a menudo en condiciones peligrosas. Otras sufren violencia o abusos por parte de profesores o compañeros de clase, o sus escuelas son objetivo de ataques armados. Las familias no envían a las niñas a la escuela, las obligan a dejarla para casarse o les niegan la educación cuando quedan embarazadas. A muchas se les impide acceder a la educación secundaria porque no pueden pagar las tasas escolares. Incluso cuando van a la escuela, millones de niños y niñas reciben una educación de baja calidad que les deja sin formación ni conocimientos esenciales.

Noticias