(Londres) – Más empresas de la industria de la indumentaria y el calzado deberían sumarse a las 17 marcas líderes del sector que han adoptado un importante nuevo compromiso de transparencia, señaló hoy en un informe conjunto una coalición de sindicatos y defensores de derechos humanos y laborales. A través del compromiso, las empresas adoptan la determinación de publicar información que permita a defensores, trabajadores y consumidores averiguar dónde se fabrican sus productos.

El informe de 40 páginas, “Seguir la trama: La necesidad de transparencia en la cadena de suministro de la industria de la indumentaria y el calzado”, se divulga poco después de cumplirse el cuarto aniversario del catastrófico derrumbe del edificio Rana Plaza en Bangladesh. El documento insta a las empresas a adoptar el Compromiso de Transparencia en la Cadena de Suministro de la Industria de la Indumentaria y el Calzado. Las empresas que asumen el compromiso aceptan publicar información que identifique a las fábricas que producen sus artículos, y abordan así un obstáculo clave a la posibilidad de erradicar prácticas laborales abusivas en la industria, además de contribuir a prevenir catástrofes como la de Rana Plaza.

La coalición se puso en contacto con 72 empresas y les pidió que adoptaran e implementaran el compromiso. El informe describe sus respuestas y compara sus prácticas actuales de transparencia en la cadena de suministro con lo estipulado en el compromiso.

“Un nivel básico de transparencia en la cadena de suministro de la industria de la indumentaria debería ser la norma en el siglo XXI”, declaró Aruna Kashyap, asesora legal sénior de la división de derechos de la mujer de Human Rights Watch. “La apertura en la cadena de suministro de una empresa es mejor para los trabajadores, favorece los derechos humanos y demuestra que a las empresas les interesa prevenir los abusos en sus cadenas de suministro”.

En el colapso del edificio Rana Plaza acontecido el 24 de abril de 2013 perdieron la vida más de 1.100 trabajadores del sector de la indumentaria y más de 2.000 resultaron heridos. Estuvo precedido por dos grandes incendios en fábricas —uno en la factoría Ali Enterprises en Pakistán y el otro en el establecimiento Tazreen Fashions en Bangladesh— en los cuales murieron más de 350 trabajadores, y muchos más sufrieron lesiones. Posteriormente, los defensores de derechos laborales no pudieron determinar los productos de qué empresas se confeccionaban en estas fábricas, y tuvieron que buscar etiquetas de marcas entre los escombros donde estaban los talleres y entrevistar a los trabajadores sobrevivientes para determinar quiénes eran los responsables.

A fines de 2016, al menos 29 empresas globales de indumentaria habían publicado algunos datos sobre las fábricas donde se producen sus artículos. Para aprovechar este adelanto, en 2016, una coalición de nueve miembros, conformada por organizaciones de defensa de los derechos laborales y derechos humanos y por sindicatos globales, avaló el Compromiso de Transparencia. Su objetivo es crear condiciones equitativas en el sector y lograr que avance hacia un estándar mínimo de publicación de información relativa a las fábricas proveedoras.

La coalición está integrada por Clean Clothes Campaign, Human Rights Watch, IndustriALL Global Union, International Corporate Accountability Roundtable, International Labor Rights Forum, la Confederación Sindical Internacional, Maquila Solidarity Network, UNI Global Union y Worker Rights Consortium.

Los miembros de la coalición escribieron a 72 empresas, incluidas 23 líderes del sector que ya estaban publicando información sobre fábrica proveedoras, instándolas a adoptar y cumplir los estándares del Compromiso de Transparencia. Al mismo tiempo, numerosas empresas de indumentaria, incluidas algunas que se abastecen en países donde persisten problemas de derechos laborales, no estaban haciendo pública ningún tipo de información sobre fábricas proveedoras.

El Compromiso de Transparencia se basa en las buenas prácticas que ya existen entre las empresas globales de indumentaria y establece un mínimo, y no un máximo, para la transparencia en las cadenas de suministro. Pide a las empresas de indumentaria que publiquen información importante sobre las fábricas proveedoras y sus subcontratistas autorizados. Estos esfuerzos para publicar información relativa a fábricas proveedoras contribuyen a reivindicar los derechos humanos de los trabajadores, promover prácticas comerciales éticas y la diligencia debida en materia de derechos humanos, y concitar la confianza de los actores relevantes, en consonancia con lo establecido en los Principios Rectores de la ONU sobre las Empresas y los Derechos Humanos.

Muchos inversionistas importantes han empezado a exigir a las empresas de la confección que hagan pública la información sobre sus proveedores. Más recientemente, el Estándar de Derechos Humanos para las Empresas (Corporate Human Rights Benchmark), adoptado por 85 inversionistas que representan activos por USD 5,3 billones, calificó la transparencia en las cadenas de suministro de empresas de indumentaria, y les exigió que publicaran al menos los nombres de las fábricas que producían para ellas.

“Después de Rana Plaza y otros hechos catastróficos, las organizaciones de derechos humanos, los sindicatos y algunas empresas e inversionistas han entendido la importancia de la transparencia para prevenir abusos y para la posibilidad de obtener justicia”, señaló Ben Vanpeperstraete, coordinador de lobby e incidencia de la oficina internacional de Clean Clothes Campaign. “Las empresas tienen que poner en práctica la transparencia para mostrar que respetan los derechos humanos y las condiciones de trabajo decentes”.

La transparencia es una herramienta sumamente efectiva para que las empresas rindan cuentas en relación con los derechos de los trabajadores de la confección en las cadenas de suministro globales, explicó la coalición. Permite que los trabajadores y defensores de los derechos laborales y los derechos humanos alerten a las empresas sobre violaciones de derechos en sus fábricas proveedoras. La información sobre las fábricas proveedoras de las marcas facilita un acceso más rápido a los mecanismos de reparación por violaciones de derechos humanos.

De las 72 empresas que fueron contactadas por la coalición, 17 estarán cumpliendo completamente con los estándares del compromiso para diciembre de 2017.

Muchas otras empresas no alcanzaban los estándares del compromiso: cinco incumplen el compromiso por una estrecha diferencia, 18 están avanzando en la dirección correcta al divulgar al menos los nombres y las direcciones de las fábricas de corte/confección/ribeteado y siete están dando pasos modestos para dar a conocer datos sobre las fábricas proveedoras (por ejemplo, informar algunas de sus fábricas proveedoras, o al menos los nombres de estas en cada país de manufactura) para diciembre de 2017.

Otras 25 empresas de ropa no publican información sobre las fábricas que confeccionan sus productos. Estas empresas no respondieron o no asumieron ningún compromiso de informar ninguno de los datos solicitados.

La coalición insta a las empresas que no se hayan alineado con el compromiso a hacerlo para diciembre e impulsar así que la industria de la indumentaria avance hacia un nivel básico de transparencia en las cadenas de suministro.

“Adoptar el nivel mínimo de transparencia estipulado en el Compromiso es importante para la de rendición de cuentas”, manifestó Judy Gearhart, directora ejecutiva de International Labor Rights Forum. “Las empresas pueden hacer mucho más, pero al menos deberían empezar con esta medida básica”.

Algunas empresas señalaron que la divulgación las pondría en una situación de desventaja comercial. Pero ese argumento queda refutado por las demás empresas que sí están publicando esos datos, afirmaron las organizaciones. Como lo manifestó Esprit, una de las empresas que se comprometió a incorporar el compromiso: “[D]ifundir esta información no es algo con lo que muchas empresas se sientan cómodas, pero ha llegado el momento de hacerlo”.

Empresas de indumentaria que cumplen totalmente o casi totalmente con el Compromiso
Las empresas de indumentaria que habían publicado previamente información relativa a su cadena de suministro y formularon un compromiso de dar a conocer datos adicionales sobre fábricas proveedoras para diciembre de 2017 que cumplan plenamente con los estándares del compromiso, son adidas, C&A, Cotton On Group, Esprit, G-Star RAW, H&M Group, Hanesbrands, Levis, Lindex, Nike y Patagonia.

Las empresas de indumentaria que antes no habían publicado ningún dato sobre sus fábricas proveedoras y han asumido el compromiso de dar a conocer información que cumpla plenamente con el compromiso son ASICS, ASOS, Clarks, New Look, Next y Pentland Brands. Estas empresas globales de indumentaria contribuirán a abrir nuevos caminos, al promover un estándar mínimo sobre transparencia en las cadenas de suministro para toda la industria.

John Lewis, Marks and Spencer, Tesco, Gap y Mountain Equipment Co-op adhieren a prácticas de transparencia que, por poco, no llegan a cumplir los estándares del compromiso.

En la dirección correcta
Coles, Columbia Sportswear, Disney, Hudson’s Bay Company, Kmart and Target Australia y Woolworths Australia ya estaban difundiendo los nombres y direcciones de fábricas proveedoras y no han hecho anuncios adicionales de que vayan a cumplir los estándares del compromiso. Puma y New Balance estaban publicando los nombres y las direcciones de fábricas proveedoras y han manifestado el compromiso de añadir más datos para estar más próximas a cumplir con los estándares del compromiso.

ALDI North y ALDI South, Arcadia Group, Benetton, Debenhams, LIDL, Tchibo, Under Armour y VF Corporation están dando pasos en la dirección correcta y ya han empezado o comenzarán a publicar los nombres y las direcciones de al menos todas las fábricas de corte/confección/ribeteado en 2017. Fast Retailing publicó los nombres y las direcciones correspondientes a la “lista de fábricas principales” de su marca UNIQLO en 2017.

Pasos modestos conducentes a la publicación de información relativa a fábricas proveedoras
Target USA había publicado anteriormente los nombres de sus fábricas proveedoras con el país de manufactura, pero no se comprometió a ampliar esa información. En 2017, Mizuno, Abercrombie & Fitch, Loblaw y PVH Corporation han dado pasos para dar a conocer los nombres de proveedores, pero únicamente con el país de fabricación.

BESTSELLER y Decathlon han prometido que publicarán información sobre fábricas proveedoras en 2017, sin precisas qué datos se incluirán.

Ningún compromiso de publicar información relativa a fábricas proveedoras
American Eagle Outfitters, Canadian Tire, Carrefour, Desigual, DICK’S Sporting Goods, Foot Locker, Hugo Boss, KiK, MANGO, Morrison’s, Primark, Sainsbury’s, The Children’s Place y Walmart no se comprometieron a publicar información sobre sus fábricas proveedoras. Inditex se rehusó a publicar datos de fábricas proveedoras, pero pone esta información a disposición de IndustriALL y sus afiliadas como parte de la divulgación conforme al Acuerdo Marco Global.

Armani, Carter’s, Forever 21, Matalan, Ralph Lauren Corporation, Rip Curl, River Island, Shop Direct, Sports Direct y Urban Outfitters no respondieron a la coalición y no publican ninguna información sobre cadenas de suministro.

Marcas que han firmado acuerdos marco globales con IndustriALL y publican parte de la información relativa a sus fábricas proveedoras:
H&M Group y Mizuno; Tchibo empezará a publicar en 2017.

Marcas que son parte del Acuerdo de Bangladesh sobre Incendios y Seguridad Edilicia y publican información de fábricas proveedoras:
Los miembros del acuerdo que han estado publicando información sobre sus fábricas proveedoras son adidas, C&A, Cotton On Group, Esprit, G-Star RAW, H&M Group, Kmart Australia, Lindex, Marks and Spencer, Puma, Target Australia y Woolworths.

Los miembros del acuerdo que ya han empezado o empezarán a publicar información sobre fábricas proveedoras en 2017 son Abercrombie & Fitch, ALDI North and ALDI South, BESTSELLER, Debenhams, Fast Retailing, John Lewis, New Look, Next, LIDL, Loblaw, PVH Corporation, Tchibo y Tesco.

Marcas que son parte de la Asociación Alemana para la Sostenibilidad del Sector Textil (Textil Bündnis) y publican información sobre sus fábricas proveedoras:
Adidas, C&A, Esprit, H&M, y Puma; otras como ALDI North y ALDI South, LIDL y Tchibo ya han empezado o empezarán a publicar información sobre sus fábricas proveedoras en 2017.