Siete niños menores de 14 años que vivían en un orfanato para niños con discapacidades en la región de Chelyabinsk, en el centro-sur de Rusia, alegan que fueron violados por personal del orfanato y visitantes, aseguró un abogado de varios de los niños a Human Rights Watch. Los menores ahora se encuentran con familias adoptivas o de acogida.

Según medios de comunicación rusos, en febrero, tres de los tutores de los niños dijeron al director de la Escuela Correccional Residencial Lazurnenskaya, donde vivían los menores, que los niños le habían contado que un hombre llamado “Sergei”, a veces acompañado por otro hombre, llevaba a grupos de niños a pescar a un lago cercano y los violaba, a veces en presencia de personal del orfanato. Los niños también dijeron que algunos miembros del personal del orfanato los habían violado a ellos y a otros niños en los dormitorios del orfanato, habían realizado actos sexuales en su presencia y habían aceptado dinero de “Sergei” y del otro hombre.

El pueblo de Cheremushki, Chelyabinsk Oblast, donde se encuentra el Correccional Residencial Lazurnenskaya. 

© 2013 Google

Según Andrei Lepyokhin, un abogado de la organización no gubernamental Zona Prava que representa a seis de los niños, un sospechoso ha sido arrestado y la investigación criminal está en curso. El gobernador del oblast de Chelyabinsk, Boris Dubrovskii, emitió una declaración en la que prometió una investigación exhaustiva que incluiría un análisis de posibles “fallas” en la gestión de las instituciones estatales para menores.

Una “falla” fundamental es que los niños acaben en estos orfanatos. Human Rights Watch ha documentado los riesgos de violencia física y psicológica que enfrentan los niños, especialmente aquellos con discapacidades, en las instituciones estatales rusas. Todos los niños tienen derecho a crecer en una familia, siempre que sea posible. Todos los niños, incluidos los que tienen discapacidades, tienen derecho a vivir en comunidades, no aislados en instituciones, donde pueden sufrir los tipos de abusos que estos siete niños han denunciado. Como mínimo, los niños que reciben cuidados residenciales en Rusia no reciben la atención, el cuidado y el apoyo que necesitan para su desarrollo físico y emocional.

Las autoridades rusas deben garantizar que la investigación de las acusaciones de violación sea efectiva y capaz de conducir a enjuiciamientos exitosos, y que los niños que aún se encuentran en el orfanato estén a salvo de sufrir daños. De igual importancia para los niños en los orfanatos del resto de Rusia es que las autoridades se comprometan a priorizar la atención basada en la familia y trasladen a los niños fuera de las instituciones a sus familias o a familias de adopción y acogida.