Pacientes con VIH/Sida se sientan en un centro de asesoramiento en Gulu, Uganda.

© 2007 Reuters

(Nueva York) - Los esfuerzos de prevención del VIH - y la promesa de la terapia antirretroviral como forma de prevención - están siendo socavados por leyes punitivas dirigidas a las personas infectadas y a aquellas en riesgo de contraer el VIH, dijo hoy Human Rights Watch en la víspera del Día Mundial del Sida.

Este año el lema del Día Mundial de Sida es "acceso universal y derechos humanos", enlazando las metas para el acceso universal a la prevención, tratamiento y cuidado del VIH con el reconocimiento de que el respeto de los derechos humanos es fundamental en la respuesta mundial al sida. Lograr un acceso universal al tratamiento también ha sido un tema clave en los debates durante el pasado año en torno al uso de tratamiento antirretroviral (TAR) como parte de las estrategias integrales de prevención del VIH. Los modelos matemáticos han propuesto que la iniciación temprana del tratamiento antirretroviral universal en combinación con programas de prevención del VIH podrían llevar a la eventual eliminación de la infección por el VIH.

"Existe evidencia creciente de que el tratamiento antirretroviral puede ser una parte importante de las estrategias integrales de prevención," dijo Joe Amon, director de la división de Salud y Derechos Humanos de Human Rights Watch. "Pero si los derechos humanos no son abordados y leyes punitivas se enfocan a las personas vulnerables o que viven con el VIH, el potencial del tratamiento como prevención no va a lograrse".

En muchas partes del mundo, la legislación criminaliza de manera efectiva a las poblaciones que viven con el VIH o que son vulnerables a la infección por el este virus, como los trabajadores sexuales, los usuarios de drogas y los hombres que tienen sexo con hombres. Estas leyes promueven el estigma y la discriminación, aumentan las barreras a la información sobre el VIH y al tratamiento, y contribuyen a la propagación de la enfermedad, señaló Human Rights Watch. En otros lugares, las leyes que penalizan la transmisión del VIH desalientan las pruebas para detectar el VIH, lo que podría someter a aquellos que conocen su estado serológico a sanciones penales, mientras exime a aquellos que no son conscientes de su infección.

A principios de noviembre, Human Rights Watch publicó una crítica de 10 páginas sobre la iniciativa de ley de Uganda sobre VIH/Sida, que incluye pruebas obligatorias del VIH, divulgación forzosa, y sanciones penales por “intento de transmitir” el VIH a otra persona. El Parlamento de Uganda también está considerando un proyecto de ley que permite siete años de prisión para cualquier persona u organización que apoye o promueva los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales o personas transgénero. Condenaría a hasta tres años de cárcel a cualquier individuo que no denuncie a una persona sobre la que existan sospechas de ser gay o lesbiana. Una persona que vive con el VIH que tenga relaciones sexuales homosexuales consensuales se enfrentaría a la pena de muerte, independientemente del riesgo de transmisión del VIH, e incluso si su pareja también es VIH-positivo.

Desde 2005, 14 países de África han aprobado leyes específicas sobre el VIH que potencialmente tipifican como delito toda conducta sexual entre personas VIH-positivas, incluyendo aquellas que utilizan preservativos, a pesar del riesgo real de transmisión y de que hubiesen divulgado su estado. En algunos países, la transmisión del VIH de la madre al hijo es una ofensa criminal, incluso cuando el tratamiento antirretroviral pueda no estar disponible. En Uganda, el proyecto de ley exime la transmisión del VIH antes o durante el nacimiento, pero permite el procesamiento de las mujeres cuyos hijos adquieren el VIH por la leche materna.

"La prevención del VIH ha fracasado en muchos países, no porque no sepamos cómo diseñar programas de prevención eficaces, sino porque los gobiernos no han estado dispuestos a aplicar estos programas y a garantizar que lleguen a todos", dijo Amon. "El potencial del tratamiento del VIH en los programas de prevención integral será saboteado de manera similar si los gobiernos continúan dictando leyes punitivas y pisoteando los derechos humanos".