(Jerusalén) – Los lanzamientos de Israel de proyectiles de fósforo blanco en zonas densamente pobladas de Gaza durante su reciente campaña militar fueron indiscriminados y son evidencia de crímenes de guerra, dijo Human Rights Watch en un informe publicado hoy.

El informe de 71 páginas, "Lluvia de Fuego: El uso ilegal de Israel de fósforo blanco en Gaza", ofrece testimonios de los devastadores efectos que las municiones de fósforo blanco tuvieron contra bienes y personas civiles en Gaza. Los investigadores de Human Rights Watch en Gaza encontraron inmediatamente después las hostilidades fragmentos de conchas, restos de contenedores, y decenas de cuñas quemadas que contenían fósforo blanco en las calles de la ciudad, techos de departamentos, patios residenciales, y en una escuela de las Naciones Unidas. El informe también presenta pruebas de balística, fotografías e imágenes de satélite, así como documentos del ejército y gobierno israelís.

Ejércitos utilizan fósforo blanco principalmente para ocultar sus operaciones sobre el terreno mediante la creación de cortinas de humo denso. También se puede utilizar como un arma incendiaria.

"El ejército israelí no sólo utilizó fósforo blanco en zonas abiertas en Gaza como una cortina para sus tropas", dijo Fred Abrahams, investigador principal de emergencias en Human Rights Watch y coautor del informe. "También disparó fósforo blanco en repetidas ocasiones en zonas densamente pobladas, incluso cuando sus tropas no estaban en la zona y cuando otro tipo de cubiertas de humo, más seguras, estaban disponibles. Como resultado, civiles sufrieron y murieron innecesariamente".

El informe documenta un patrón o política de uso de fósforo blanco que Human Rights Watch dice debió haber necesitado de la aprobación de altos oficiales militares.

"Los altos comandantes deben rendir cuentas por las muertes inútiles de civiles causadas por el fósforo blanco ", dijo Abrahams.

El 1 de febrero, Human Rights Watch presentó preguntas detalladas a las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) sobre su utilización de fósforo blanco en Gaza. Las FDI no ofrecieron respuestas, citando una investigación interna que estaba siendo realizada por el Comando del sur.

En las recientes operaciones en Gaza, las fuerzas israelíes lanzaron a menudo ráfagas de aire de fósforo blanco en proyectiles de artillería de 155mm dentro y cerca de zonas pobladas. Cada ráfaga de aire dispersa 116 cuñas quemadas de fósforo blanco en un radio de hasta a 125 metros del punto de explosión. El fósforo blanco se enciende y se quema en contacto con oxígeno, y se continúa quemando hasta los 1500 grados fahrenheit (816 grados celsius) hasta que no queda nada o se corta el suministro de oxígeno. Cuando el fósforo blanco entra en contacto con la piel genera quemaduras intensas y persistentes.

Cuando se utiliza correctamente en espacios abiertos, las municiones de fósforo blanco no son ilegales, pero el informe de Human Rights Watch concluye que las FDI en repetidas ocasiones las lanzaron ilegalmente en barrios poblados, matando e hiriendo a civiles, así como dañando estructuras civiles, incluida una escuela, un mercado, un almacén de ayuda humanitaria y un hospital.

Israel negó al principio estaba utilizando fósforo blanco en Gaza, pero enfrentando creciente evidencia de lo contrario, dijo que estaba utilizando todas las armas en cumplimiento con las normas internacionales. Más tarde anunció una investigación interna sobre el posible uso inapropiado de fósforo blanco.

"Investigaciones anteriores de las FDI sobre denuncias de irregularidades sugieren que esta investigación no serán ni exhaustiva ni imparcial", dijo Abrahams. "Es por eso que una investigación internacional es necesaria sobre las graves violaciones a las leyes de la guerra por todas las partes".

Las FDI sabían que el fósforo blanco plantea peligros que amenazan la vida a civiles, dijo Human Rights Watch. Un informe médico elaborado durante las recientes hostilidades por el Ministerio de Salud israelí dijo que el fósforo blanco "puede causar lesiones graves y muerte cuando entra en contacto con la piel, se inhala o se ingiere". Quemaduras en menos del 10 por ciento del cuerpo pueden ser fatales debido a daños en el hígado, riñones y corazón, dice el informe del Ministerio. La infección es común y la absorción del cuerpo de la sustancia química puede causar graves daños a los órganos internos, así como la muerte.

Si las FDI intentaban utilizar fósforo blanco como una cortina de humo para sus fuerzas, ya tenía disponible una alternativa no letal al fósforo blanco - cortinas de humo producidas por una empresa israelí, Human Rights Watch concluyó.

Todos los proyectiles de fósforo blanco que Human Rights Watch encontró fueron fabricados en los Estados Unidos en 1989 por Thiokol Aeroespacial, la compañía que en ese entonces estaba al frente de la Planta de Municiones del Ejército de Luisiana. El 4 de enero, Reuters fotografió a unidades de artillería de las FDI manejando proyectiles cuyas marcas indicaban que se habían producido en los Estados Unidos en Pine Bluff Arsenal en septiembre de 1991.

Para explicar el elevado número de víctimas civiles en Gaza, los funcionarios israelíes han culpado repetidamente a Hamas por usar a civiles como "escudos humanos" y por luchar desde lugares civiles. En los casos documentados en el informe, Human Rights Watch no se encontró pruebas de que Hamas haya utilizando escudos humanos en las cercanías en el momento de los ataques. En algunas zonas parece que combatientes palestinos estuvieron presentes, pero esto no justifica el uso indiscriminado de fósforo blanco en una zona poblada.

Human Rights Watch dice que, por múltiples razones, llegó a la conclusión de que las FDI habían utilizado con deliberación y negligencia las municiones de fósforo blanco en violación de las leyes de la guerra. En primer lugar, el uso repetido de ráfagas de aire de fósforo blanco en las zonas pobladas, hasta los últimos días de la operación, revela un patrón de conducta o de política, más que de uso incidental o accidental. En segundo lugar, las FDI eran consientes de los efectos del fósforo blanco y de los peligros que supone para los civiles. En tercer lugar, las FDI no han utilizado las alternativas disponibles más seguras para cortinas de humo.

Las leyes de la guerra obligan a los Estados a que investiguen imparcialmente las denuncias de crímenes de guerra. La evidencia disponible exige que Israel investigue y enjuicie a los responsables de ordenar o llevar a cabo ataques ilegales utilizando municiones de fósforo blanco, Human Rights Watch afirmó.

El gobierno de Estados Unidos, quien provee a Israel sus municiones de fósforo blanco, debería también llevar a cabo una investigación para determinar si Israel utilizó dichas armas en violación a las leyes de la guerra, dijo Human Rights Watch.