El creciente uso de armas incendiarias, causantes de heridas terribles contra civiles, debería impulsar a los países a fortalecer la ley que las restringe.