Guinea Ecuatorial sigue sumida en la corrupción, la pobreza y la represión bajo el liderazgo de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, que ha presidido el país desde 1979. Los enormes ingresos procedentes del petróleo financian los fastuosos estilos de vida de la pequeña élite que rodea al Presidente, mientras que la mayoría de la población vive en un situación de extrema pobreza. Quienes cuestionan esta disparidad son marcados como "enemigos". A pesar de un relativo progreso en algunas áreas, las condiciones de derechos humanos siguen siendo muy pobres. Siguen produciéndose detenciones arbitrarias y juicios injustos y el maltrato de los detenidos sigue siendo común, a veces escalando al nivel de la tortura.

Si bien el acceso a Guinea Ecuatorial mejoró ligeramente para periodistas internacionales que asisten a eventos importantes del país, varios reportaron haber sido acosados o intimidados. La represión gubernamental de periodistas locales, grupos de la sociedad civil y miembros de la oposición política continúa.

El presidente Obiang busca mejorar su reputación y su posición internacional. Con ese objetivo, Guinea Ecuatorial ejerció como anfitriona de la Copa Africana de Naciones y otros eventos destacados en el año 2012 para presentar una nueva imagen tanto del presidente como del país. La Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de Naciones Unidas (UNESCO) emitió un premio, estancado durante mucho tiempo, patrocinado por el presidente tras eliminar en un primer momento su nombre del controvertido galardón.

Obiang también sigue defendiendo la reputación de Teodorín, su hijo mayor y presunto sucesor, a quien ascendió a segundo vicepresidente del país, una posición no prevista en la nueva Constitución. El gobierno se opuso enérgicamente cuando Francia incautó la mansión de Teodorín en París y emitió una orden de captura internacional en su contra por cargos de lavado de dinero. El gobierno de Obiang alegó que la posición de su hijo le concedía inmunidad judicial en el extranjero. El gobierno también solicitó a la Corte Internacional de Justicia que ordenara a Francia a cerrar el caso.

Derechos económicos y sociales
El cumplimiento de derechos sociales y económicos fundamentales, tales como el derecho a la educación y la atención sanitaria básica, sigue siendo pobre, a pesar de los abundantes ingresos petroleros y la escasa población del país, que colocan el Producto Interno Bruto per cápita de Guinea Ecuatorial (aproximadamente de 30.000 dólares, de acuerdo con cifras de la ONU) entre las más altas de África y el mundo.

El gasto público social ha aumentado en comparación a años anteriores desde la aprobación en 2007 del plan de desarrollo Horizonte 2020, y fue complementado por proyectos financiados en gran parte por compañías petroleras extranjeras. Sin embargo, ese gasto sigue siendo bajo en relación con las necesidades y los recursos disponibles. El país ha reducido las tasas de mortalidad materna alarmantemente elevadas en un 81 por ciento en 20 años; la tasa de mortalidad infantil también ha disminuido entre 1990 y 2010. Gran parte de la población carece de acceso a servicios adecuados de saneamiento, agua potable y electricidad.

El gobierno continuó alimentando una masiva expansión inmobiliaria, financiada por los ingresos petroleros, planteando preguntas acerca de cuáles son sus prioridades. Además de infraestructura, como carreteras y plantas eléctricas, gran parte de la construcción es para el goce de la pequeña elite del país e invitados extranjeros. Entre los proyectos se destacan una nueva ciudad en obras en una selva remota y el plan de una residencia presidencial para invitados de 77 millones de dólares.

Investigaciones extranjeras sobre los altos niveles de corrupción que involucran al presidente Obiang y sus allegados ganaron tracción en Francia, España y Estados Unidos. En junio, un documento legal en el caso de la incautación de activos por parte del gobierno estadounidense alegó extorsión y malversación de fondos públicos por Teodorín a gran escala. El reclamación refleja detalladamente más de 300 millones de dólares en gastos desde 2000 hasta 2011, incluyendo obras maestras de arte y mansiones en cuatro continentes, presuntamente financiadas con fondos obtenidos ilícitamente. En julio, después de que un juez francés emitiera una orden de arresto contra Teodorín, las autoridades francesas también incautaron su lujosa residencia en París, cuyos contenidos habían reivindicado anteriormente.

Libertad de expresión y asociación
En Guinea Ecuatorial, sigue siendo notoria la falta de libertad de prensa. Periodistas de medios de comunicación estatales siguen sin poder criticar al gobierno sin riesgo de censura o represalias. Los escasos medios privados que existen son generalmente propiedad de personas cercanas al presidente Obiang; la autocensura también está extendida. El Lector, un periódico privado publicado con escasa frecuencia y cuyo editor es a la vez un funcionario del Ministerio de Información, ha publicado ocasionalmente artículos sobre miembros de la oposición.

El gobierno sigue siendo intolerante con las opiniones críticas del extranjero. Un mayor número de periodistas extranjeros tuvo oportunidad de viajar al país y cubrir eventos, pero varias personas que asistieron a la Copa Africana de Naciones a principios de 2012 denunciaron haber sido vigilados y acosados mientras trabajaban.

Defensores de los derechos humanos
El país no cuenta con grupos independientes de derechos humanos registrados legalmente. Los pocos activistas locales que tratan de abordar cuestiones relacionadas con los derechos humanos son vulnerables a la intimidación, el acoso y las represalias.

Fabián Nsue Nguema, un abogado que ha llevado casos delicados que involucran a presos políticos y acusados de tramar golpes de estado, "desapareció" después de visitar a un cliente en la cárcel. Fue arrestado ilegalmente y mantenido en detención secreta y en régimen de incomunicación durante varios días antes de que su familia pudiera verlo. Quedó en libertad sin cargos al cabo de ocho días, tras la presión internacional.

En otro caso, Wenceslao Mansogo Alo, un defensor de los derechos humanos y una figura destacada de la oposición, fue encarcelado en febrero y condenado en mayo por negligencia profesional en un juicio considerado como injusto. Fue hostigado durante la detención y hubo restricciones a sus visitas, en contra de una orden judicial. Mansogo y otros 21 presos fueron indultados el día del cumpleaños del presidente en junio. Mansogo presentó una apelación contra las órdenes judiciales de cerrar su clínica de salud privada, una multa de 13.000 dólares y dejar de practicar la medicina durante cinco años.

Durante 2012, el gobierno inhibió las carreras de otros defensores de los derechos humanos. En abril, Ponciano Mbomio Nvo, uno de los abogados de Mansogo y un defensor frecuente de los opositores políticos encarcelados, fue suspendido de la práctica legal por dos años por argumentar en el juicio de Mansogo que el caso estaba motivado políticamente. En enero, funcionarios gubernamentales presuntamente presionaron a una empresa privada para que retirara una oferta de trabajo presentada a Alfredo Okenve, el director de una ONG local, que fue despedido en 2010 por la Universidad Nacional por criticar al gobierno.

Los partidos políticos y la oposición
El gobernante Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE) mantiene un monopolio sobre la vida política del país. El PDGE orquestó un referéndum constitucional que fue aprobado en noviembre de 2011 con un 97,7 por ciento, en una votación marcada por irregularidades. La oposición no tuvo autorización para supervisar los comicios y protestó contra los esfuerzos para evitar que algunos miembros de la oposición monitorearan los colegios electorales y denunciaran fraude electoral. Un año más tarde, ninguno de los organismos "independientes" de supervisión creados en virtud de la nueva Constitución se había establecido y el presidente declaró que los nuevos límites a los mandatos presidenciales no se aplicarían retroactivamente.

La mayoría de los partidos políticos está alineada con el PDGE, que disfruta prácticamente de un monopolio sobre la electricidad, la financiación y el acceso a los medios de comunicación nacionales. Los opositores políticos son presionados a través de diversos medios, incluyendo arrestos arbitrarios y hostigamiento, así como incentivos, tales como oportunidades de empleo, si se unen al PDGE. Facciones escindidas de los dos partidos políticos que conservan la independencia—Convergencia para la Democracia Social (CPDS) y Unión Popular (UP)—se unieron al partido gobernante.

Torturas, detenciones arbitrarias y juicios injustos
En Guinea Ecuatorial, los derechos de debido proceso siguen siendo ignorados y el maltrato a los prisioneros sigue siendo común. Abogados y otras personas que han visitado cárceles y prisiones indican que siguen cometiéndose abusos graves, incluyendo palizas en detención equivalentes a tortura. Fabián Nsue Nguema informó de que el cliente al que trataba de visitar cuando él mismo fue detenido en octubre, Agustín Nsogo Esono, fue torturado. En 2012, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) visitó algunos centros de detención, pero no tuvo acceso completo a otros.

El presidente Obiang ejerce un control excesivo sobre el poder judicial, que carece de independencia. Abogados reportan que los jueces dicen que necesitan consultar con la oficina del presidente sus decisiones en casos delicados. El presidente es designado como "primer magistrado" del país. Entre otros poderes, preside el organismo que supervisa los jueces y nombra a los demás miembros del cuerpo.

Florentino Manguire, quien pasó más de dos años en prisión por cargos de robo sin fundamento presentadas por su ex socio de negocios, el hijo de Obiang, Teodorino, recibió un indulto presidencial en junio. En agosto, fue nuevamente arrestado y detenido arbitrariamente durante 10 días, hasta ser nuevamente puesto en libertad sin cargos tras recibir una severa advertencia de no revelar información sobre Teodorín.

Principales actores internacionales
Tras una polémica votación dividida en mayo de 2012, el Consejo de Dirección de la UNESCO restableció un premio creado en 2008 a petición de Obiang después de renombrarlo el Premio UNESCO-Guinea Ecuatorial. Sin embargo, no logró resolver preguntas pendientes sobre el origen de los fondos provistos por Obiang. Ni el director general de la UNESCO ni Obiang asistieron a la ceremonia de entrega en julio, que coincidió con las acciones judiciales en contra de Teodorín en Francia.

El gobierno de Obiang presentó una demanda contra Francia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre su persecución de Teodorín. El hijo del presidente despotricó en contra de los extranjeros en discursos difundidos por los medios de comunicación estatales. En marzo, presentó una demanda por difamación contra el director de la unidad francesa de Transparencia Internacional (TI). Entonces, en septiembre, el gobierno de Guinea Ecuatorial presentó una denuncia penal por difamación contra el director de TI Francia y pidió que la Interpol emitiera una orden de arresto internacional contra él.

España, la antigua potencia colonial, presionó ligeramente a Guinea Ecuatorial para que mejorara su historial de derechos humanos. El gobierno español se opuso públicamente al premio UNESCO y criticó el encarcelamiento de Mansogo.

Estados Unidos es el principal socio comercial de Guinea Ecuatorial y la principal fuente de inversión en el sector petrolero. El gobierno de EE.UU. elogió al gobierno de Obiang por implementar algunas mejoras en materia de derechos humanos, pero expresó su profunda preocupación por el proceso de Mansogo y se opuso firmemente al premio Obiang en la UNESCO. También co-organizó una reunión extraoficial en junio entre representantes de la sociedad civil, entre ellos Human Rights Watch y el presidente Obiang. La reunión no fue seguida por una acción decisiva para abordar los llamamientos de los grupos de reformas significativas.