Estas normas inconstitucionales atentan contra los derechos de la comunidad de LGBT
24 de Abril de 2014
El fracaso de Louisiana para derogado las leyes sobre ‘delitos contra la naturaleza’ constituye un acto alarmante de homofobia avalada por el estado. Estas disposiciones inconstitucionales propician que policías locales intimiden, hostiguen y arresten ilegalmente a personas cuando presumen que mantienen relaciones consensuadas con individuos de su mismo sexo.
Graeme Reid, director de la división de derechos de LGBT de Human Rights Watch.

(Washington, DC, 22 de abril de 2014) – La legislatura de Louisiana debería derogar sin dilación las leyes discriminatorias de ese estado que crearon los denominados “delitos contra la naturaleza”, y que se aplican para perseguir a lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero (LGBT), señaló hoy Human Rights Watch. El 16 de abril de 2014, la Cámara de Representantes del Estado de Louisiana rechazó por 66 votos contra 27 el Proyecto de ley 12 originado en esa cámara, que habría invalidado la legislación del estado que tipifica la sodomía, promulgada en 1805.

La norma sobre “delitos contra la naturaleza” prevé penas de hasta cinco años de prisión y $2.000 de multa para adultos que participen de manera consensuada en sexo oral o anal. La Corte Suprema de EE. UU. dictaminó que las leyes que tipifican la sodomía son inconstitucionales, dejando así las leyes de Louisiana inejecutables. Sin embargo, Human Rights Watch ha documentado evidenciasde que estas leyes generan desigualdades y fomentan la discriminación de personas LGBT, así como de personas de color de sectores pobres, a través de una aplicación discriminatoria y la estigmatización que supone la imputación de este delito.

“El fracaso de Louisiana para derogado las leyes sobre ‘delitos contra la naturaleza’ constituye un acto alarmante de homofobia avalada por el estado”, indicó Graeme Reid, director de la división de derechos de LGBT de Human Rights Watch. “Estas disposiciones inconstitucionales propician que policías locales intimiden, hostiguen y arresten ilegalmente a personas cuando presumen que mantienen relaciones consensuadas con individuos de su mismo sexo”.

El fallido proyecto que procuraba derogar esta norma fue presentado luego de que trascendiera que 12 hombres en el distrito de East Baton Rouge, en Louisiana, habían sido arrestados invocando esta norma —si bien no llegaron a ser acusados formalmente— entre 2011 y 2014. El 18 de julio de 2013, un hombre fue arrestado por “delitos contra la naturaleza en grado de tentativa”, luego de entablar contacto con un policía que actuaba de incógnito y aceptar acompañarlo a su departamento. No hubo intercambio de dinero ni intención de mantener relaciones sexuales en público. El Fiscal de Distrito Hillar Moore III desistió posteriormente de los cargos en la totalidad de los 12 casos, y expresó que la ley era inaplicable.

Diversos defensores de las leyes sobre “delitos contra la naturaleza” en el estado —incluida la organización cristiana Louisiana Family Forum, que distribuyó una carta a los legisladores del estado repudiando la iniciativa de derogación— adujeron falsamente que la anulación habría dejado sin efecto garantías que protegen a menores contra agresiones sexuales. Sin embargo, el proyecto de derogación simplemente habría eliminado las disposiciones inconstitucionales del código penal del estado, y habría preservado las numerosas normas que contemplan garantías para los menores.

El 26 de junio de 2003, la Corte Suprema de EE. UU. determinó por seis votos contra tres en Lawrence v. Texas que las leyes de los estados que prohíben conductas consensuadas entre personas del mismo sexo son inconstitucionales y constituyen una violación del derecho a la privacidad. Desde abril de 2013, las legislaturas de Montana y Virginia han derogado las leyes contra la sodomía de esos estados. A pesar de estos avances alentadores, todavía 12 estados del país mantienen legislación contra la sodomía que discrimina ilegalmente a personas LGBT. Además de Louisiana, estos estados son: Alabama, Florida, Idaho, Kansas, Michigan, Mississippi, Carolina del Norte, Oklahoma, Carolina del Sur, Texas y Utah.

En 1994, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas dictaminó en el caso Toonen v. Australia que las leyes que penalizan conductas homosexuales consensuadas entre adultos cercenan los derechos a la no discriminación y la privacidad. El comité vela por que los estados cumplan con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del cual es parte EE. UU.

“Al haber fracasado en derogado las leyes sobre ‘delitos contra la naturaleza’, Louisiana no solo transmite un mensaje simbólico negativo, sino que además manifiesta su indiferencia por los derechos humanos fundamentales a la privacidad y la libertad de expresión”, expresó Reid. “Mientras no se deroguen estas leyes discriminatorias, seguirá habiendo margen para abusos policiales contra personas LGBT y otras comunidades de minorías en Louisiana”.