8 de Abril de 2014
Si es verdad que la NSA vigiló a organizaciones como Human Rights Watch y Amnistía Internacional, estamos ante un hecho absolutamente repudiable que evidencia las extralimitaciones que la legislación estadounidense permite a las agencias de seguridad. Estas acciones demostrarían una vez más por qué EE. UU. debe emprender una reforma radical de su sistema de vigilancia indiscriminada.
Dinah PoKempner, asesora legal

(Nueva York) – Edward Snowden, ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (National Security Agency, NSA) de Estados Unidos, ha informado al Consejo de Europa que esta agencia habría realizado acciones de espionaje contra organizaciones de derechos humanos, sin especificar cuáles en particular. En caso de que el señalamiento de Snowden resulte cierto, se trataría de un ejemplo de conductas que son condenadas por el gobierno de Estados Unidos en todo el mundo.

“Si es verdad que la NSA vigiló a organizaciones como Human Rights Watch y Amnistía Internacional, estamos ante un hecho absolutamente repudiable que evidencia las extralimitaciones que la legislación estadounidense permite a las agencias de seguridad”, señaló Dinah PoKempner, asesora legal de Human Rights Watch. “Estas acciones demostrarían una vez más por qué EE. UU. debe emprender una reforma radical de su sistema de vigilancia indiscriminada”.

La protección de defensores de derechos humanos ha sido una prioridad para el Departamento de Estado de EE. UU. y estas acciones implicarían directamente la negación de valores arraigados de libertad de asociación y expresión, observó Human Rights Watch.