HUMAN RIGHTS
WATCH Noticias EnglishFrenchRussianKoreanArabicHebrewspacer
RSSPortugueseGermanChinesePersianMore Languagesspacer



Costa Rica: Mario Uribe debe ser entregado a Colombia


El primo del presidente tendría vínculos con escuadrones de la muerte

(Washington, DC, 22 de abril de 2008) – El gobierno de Costa Rica debe poner al ex senador colombiano Mario Uribe a disposicón de Colombia para que pueda ser procesado por su supuesta relación con escuadrones de la muerte paramilitares, señaló Human Rights Watch hoy. Uribe es primo del presidente colombiano Álvaro Uribe y, durante muchos años, ha sido uno de sus aliados políticos más cercanos.

Es completamente absurdo que Mario Uribe, uno de los políticos más poderosos de Colombia, afirme ser una víctima que necesita asilo. Por el contrario, las autoridades judiciales colombianas merecen apoyo internacional en las investigaciones sobre la infiltración de paramilitares en el sistema político.

José Miguel Vivanco, Director para las Américas de Human Rights Watch




El 22 de abril de 2008, la Fiscalía General colombiana ordenó la captura de Mario Uribe por presunto concierto con escuadrones de la muerte paramilitares responsables de algunos de los crímenes más espantosos de la historia de Colombia. Antes de que se ejecutara la orden de arresto, Uribe entró la embajada costarricense en Colombia, y su abogado informó que está preparando un pedido de asilo en ese país.  
 
“Es completamente absurdo que Mario Uribe, uno de los políticos más poderosos de Colombia, afirme ser una víctima que necesita asilo”, señaló José Miguel Vivanco, Director para las Américas de Human Rights Watch. “Por el contrario, las autoridades judiciales colombianas merecen apoyo internacional en las investigaciones sobre la infiltración de paramilitares en el sistema político”.  
 
Uribe comenzó a ser investigado por la Corte Suprema de Colombia en septiembre de 2007, cuando ocupaba una banca en el Senado. Es uno de los más de 50 congresistas pertenecientes a la coalición gobernante del presidente investigados en los últimos dos años por presuntos vínculos con grupos paramilitares, en el marco de lo que se conoce como el escándalo de la “parapolítica”. Estas investigaciones han marcado un quiebre en la larga trayectoria de impunidad de la que han gozado los grupos paramilitares y sus cómplices en el sistema político colombiano.  
 
Poco después de que la Corte Suprema iniciara su investigación, Uribe renunció a su curul en el Congreso, con lo cual la investigación se trasladó a la Fiscalía General. La fiscalía ordenó su captura el 22 de abril de 2008, luego de determinar que las pruebas en su contra eran lo suficientemente contundentes como para justificar su detención.  
 
Human Rights Watch destacó que no es esta la primera vez que una figura política latinoamericana intenta evadir a la justicia solicitando asilo en otro país. En 2000, Vladimiro Montesinos, el ex jefe de la inteligencia de Perú, pidió asilo en Panamá. La solicitud de Montesinos fue finalmente denegada y en la actualidad éste cumple una larga condena de prisión por hechos de corrupción y violaciones de los derechos humanos.  
 
“Mario Uribe todavía está en Colombia”, señaló Vivanco. “Costa Rica no debería convertirse en un instrumento para fomentar la impunidad en Colombia al permitir que eluda la justicia”.
VERSIÓN SÓLO TEXTO
Peru: Montesinos Asylum Claim
MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS EN COLOMBIA
SUSCRIBIRSE A NUESTRA LISTA DE NOTICIAS
TAMBIÉN DISPONIBLE EN english 
REGRESAR

HRW Logo

Portada | Sobre HRW | Regiones | Campañas | Informes | Enlaces

© Copyright 2007, Human Rights Watch    350 Fifth Avenue, 34th Floor    New York, NY 10118-3299    Estados Unidos